domingo, 31 de marzo de 2013

Realidades probables vs Realidades paralelas.

Por David Topí 
 
Registros Akashicos  David Topí

Una de las partes que más me gustan de los libros de Jane Roberts El material Seth y Seth Habla es todo el tema de las realidades paralelas, mundos que co-existen codo a codo con el nuestro en otro plano frecuencial de los cuales no somos conscientes.  Esta visión de múltiples realidades accesibles a través de portales la muestra perfectamente una de las pelis de Matrix, la tercera creo, donde el “guardaespaldas” del personaje del Oráculo lleva a Neo por diferentes pasillos que contienen múltiples puertas, y cada puerta da acceso a un lugar distinto, a un mundo ligeramente diferente a la realidad de la puerta de al lado.
Películas aparte, las realidades o dimensiones paralelas son tan “reales” para aquellos que no están sujetos a la limitación de las percepciones del cuerpo físico como lo son para nosotros esta “realidad” en la que existimos y a la que estamos enganchados.

Muchos mundos en un solo presente

Registros Akashicos  David TopíEl continuo espacio-temporal de la tercera densidad no es una línea recta donde los sucesos van bien ordenaditos uno detrás de otro. Así es como lo percibimos nosotros, pero dista de ser la forma en la que se podría percibir fuera de este plano. Esa línea, en realidad, está compuesta por múltiples sub-lineas, como si de una cinta de audio de las antiguas se tratara, con varias pistas dentro de la misma cinta. Esa pista, el canal 1 de la cinta, discurre paralelo al canal 2 de la misma cinta, siendo invisibles el uno para el otro, pero reales y tangibles para alguien que ve la cinta en su totalidad desde fuera de la misma. Además, en esa cinta de música ya están grabadas todas las notas, las canciones, en un eterno presente, donde el pasado, el presente y el futuro no son sino puntos de referencia dentro de un marco establecido (el soporte de grabación), al cual puedes acceder (desde fuera) haciendo avanzar, retroceder o parando el casete.

Así, las realidades paralelas son esos planos adyacentes a los cuales se accede mediante portales (las puertas de Matrix), que se pueden abrir de forma espontánea por múltiples razones y por los cuales podemos vernos transportados, si tuviéramos la mala suerte de cruzar uno sin saberlo, a una dimensión paralela donde las cosas pueden ser parecidas, más o menos iguales o completamente diferentes. No representa ninguna ventaja ser capaz de cruzar de una realidad paralela a otra, si no sabes como volver de nuevo a la tuya. Esto ya es pura ciencia ficción tal y como series como Sliders nos muestran. Cruzar de una dimensión a otra estando energéticamente anclado a esta representa o puede representar perderte en el continuo espacio-temporal del planeta, en esta tercera densidad, donde al cruzar un portal te encontrarías en una realidad en la que no sabes manejarte, no sabes salir y no sabes como pedir ayuda. Además, podría darse el caso de encontrarte con algún otra parte de ti mismo existiendo en esa realidad, algo que muy bien podría darse de forma “física” y material si realmente esos portales te permitiesen cruzar de un plano a otro.

Realidades probables

Lo que es más interesante para nosotros no es la exploración de dimensiones paralelas donde no se nos ha perdido nada, sino el trabajo con nuestras realidades probables. Es decir, poder ir escogiendo y saltando entre futuros potenciales para focalizar en nuestro presente aquel que más nos interese. Esto está relacionado con las diferentes líneas temporales que se abren ante nosotros en todo momento, dentro del mismo “canal 1” de la cinta en la que existimos. A medida que avanza la cinta por el reproductor de música, vamos actualizando ese “futuro” convirtiéndolo en el “presente”, y dejándolo pasar yendo a parar a lo que llamamos “pasado” (lo que ya hemos escuchado de la cinta, pero que sigue latente y activo en la misma).

¿Y si pudiéramos escoger el futuro que queremos actualizar a nuestro presente?

Eso es muy sencillo, o por lo menos más sencillo que ir saltando de dimensión en dimensión (que se supone que se puede hacer con cierta tecnología, relacionada con el llamado Experimento Filadelfia, pero de lo que se supone que no sabemos nada aun). El trabajo con realidades probables es un trabajo energético, de “enganche” o sintonización de uno de esos potenciales futuros que están latentes en lo que nuestro cerebro interpreta como el “mañana”. Todo lo que nos puede suceder ya ha sucedido, está potencialmente y vibracionalmente hablando presente en otro punto de la creación al cual no nos hemos enganchado todavía, por lo tanto no nos hemos focalizado en el mismo, y no lo hemos actualizado como nuestro presente. Todas tus opciones, decisiones, elecciones y posibilidades están delante tuyo, como si de un montón de fotos estáticas cada una representando un futuro distinto estuvieran esperando a que te metieras dentro como uno de los personajes de la foto.

Andando por un pasillo

Aquí todo depende de lo capaz que seas de visualizar esos futuros o realidades probables. A mi, la forma en la que lo hago y que mejor me funciona es la siguiente. Si en un momento dado de mi vida me encuentro ante una encrucijada, me planto físicamente en algún pasillo largo y ahí me planteo la cuestión. ¿Que alternativas soy capaz de imaginar para esa encrucijada? Imaginemos que se trata de un proyecto que deseo conseguir o realizar. Delante mío me imagino dos o tres caminos posibles. Uno de esos caminos lleva a la realidad donde me han concedido el proyecto, lo estoy ejecutando, todo funciona bien y ese proyecto lleva a otras oportunidades. En otro lado, delante mío, en ese mismo pasillo, me imagino la otra opción, no me han concedido el proyecto, mi vida sigue como hasta ahora y no aparecen esas oportunidades que deseo tener. La tercera opción, pues cualquier otra, me conceden el proyecto pero no es exactamente como yo quiero, o cosas así.

La cuestión es imaginar y pensar que futuros probables tenéis desde la posición de observador en la que estáis en este momento presente. Y entonces empezáis a caminar, físicamente, como si estuvierais andando por una línea de tiempo imaginaria. En un momento determinado, esa línea se empieza a dividir en varias, cada una de esos desdoblamientos lleva a uno de los futuros probables que están latentes en potencia, así que físicamente, me desvío hacia el futuro que yo deseo actualizar como mi presente. Me pongo a andar por la nueva línea temporal (por ejemplo, en un pasillo largo de un metro de ancho, habría que imaginariamente dividir ese metro en tres o cuatro líneas de 20 o 25cm cada una), y trato de sentir que me engancho con esa línea temporal y esa realidad probable. Pongo la intención de engancharme a ella, de ello trato de sentir los sucesos que pueden venir mientras ando por esa línea imaginaria y cuando ya no puedo andar mas (el pasillo se acaba), trato de reafirmarme visualmente como me he enganchado y conectado con la línea temporal que realmente deseo.

Aprender a escoger constantemente el futuro que deseamos manifestar

Imagino que hay muchas formas de hacerlo. A mi me funciona así porque realmente, cuando ando, noto la energía de esa línea temporal (me lo esté inventando o no, la cuestión es que se perciben sensaciones de lo que sucede en esa realidad probable) y me reafirma la intención de escoger ese futuro en concreto que deseo para mi presente.

Es una forma como otra cualquiera de trabajar con la existencia múltiple de eventos potenciales dentro de nuestra realidad. Otra cosa es que cualquier día, causal o fortuitamente te encuentres cruzando un portal dimensional real por donde puedas acceder a otra realidad paralela, donde por supuesto podrás seguir creando realidades probables, pero esa realidad base te será ajena y extraña, porque no es tu mundo, sino un mundo al que has entrado por un agujero que ahora ya no sabes ni donde está, ni por donde buscarlo para volver a casa. Rollo cruzar el espejo en Alicia en el País de las Maravillas, pues por el estilo. Lo necesario no es trabajar con realidades paralelas, sino con la actualización de realidades probables, que de esas, tenemos hasta el infinito, y más allá.


Fuente: davidtopi.com

¿Por qué no vemos esa otra realidad?

Por David Topí


Cuando estaba completando la tercera parte de El Yugo de Orión, tenia en la cabeza una pregunta bastante insistente, ¿como es posible que muchísima gente no vea muchas de las cosas que otros si que ven, sobre como es el mundo “real” de ahí fuera?. Entender este mundo que nos rodea pasa por romper multitud de ideas preconcebidas y multitud de creencias sobre la realidad del planeta en el que vivimos, donde, a nivel físico, económico, financiero, educativo y social estamos limitados y restringidos prácticamente al 100% por unas estructuras claramente instauradas para suprimir nuestro libre albedrio, poder, voluntad y deseos, cuando estos van en contra de aquellos que andan en la parte más alta de la pirámide de control del planeta.

Esto no es una simple teoría. Hay miles de pruebas, de informaciones, de informes, de investigaciones, de consecuencias, para darnos cuenta que todo lo anterior no es la fantasía de un grupo de personas interesadas en conspiraciones y en aliens. Sin embargo, esto no es suficiente, parece ser, y cuesta entender porque las personas no son más conscientes de este tipo de informaciones. La respuesta, posiblemente, está más que perfectamente explicada en un artículo del periodista Don Harkins, publicado en el año 2001, que he traducido y usado como colofón precisamente a esa parte del libro donde me servía para dar esa respuesta que tan elusiva se me hacia. 

Este es el artículo:

Slavery and the Eight Veils (La esclavitud y los Ocho Velos), por Don Harkins

A lo largo de los últimos años he desarrollado y descartado diferentes teorías en un intento de explicar cómo es posible que la mayoría de personas no puedan ver la verdad, incluso cuando la tienen delante de sus narices. Aquellos de nosotros que podemos perfectamente ver la “conspiración” hemos participado en innumerables conversaciones para compartir la frustración de constatar la imposibilidad para la mayoría de personas de comprender los tremendamente bien argumentados, demostrados y probados argumentos que usamos para describir y explicar el proceso de la explotación y la esclavitud global a la que estamos sometidos. La explicación más común a la que llegamos es que la mayoría de la gente, simplemente, no quieren ver lo que realmente sucede en el mundo.
Personas extremadamente negativas, que conforman la elite del poder en el planeta han cultivado, muy inteligentemente, un prado de hierba tan verde y frondoso que poca gente, raramente, se molestan en mirar con detenimiento, el tiempo suficiente, para darse cuenta que no es más que un campo de hierba artificial. Las mismas personas que no son capaces de ver el sistema de esclavitud no declarada en el que viven tienen una tendencia a tachar de “teóricos de la conspiración” insanos, aquellos de nosotros que podemos no solo ver la hierba, sino la granja y el castillo de los señores feudales que controlan todo desde lejos.
Y finalmente he entendido el porqué.
No se trata de que aquellos que no se dan cuenta de que su libertad se está desvaneciendo bajo el liderazgo de esta elite “no quieran verlo” – es que simplemente no pueden ver lo que les sucede porque poseen, poseemos, una serie de velos sin penetrar que bloquea su visión real del mundo.
Todas las experiencias y sensaciones externas pasan por un proceso de filtrado en el ser humano. Y de esos filtros, tenemos al menos 8 de ellos.
· Antes del primer velo: Hay casi 7 billones de personas en el planeta. La mayoría viven y fallecen sin haber contemplado seriamente, jamás, nada que no tenga que ver con aquello que les mantiene vivos y les da la posibilidad de gestionar un poco cada día sus vidas. Casi el 90% de la humanidad vivirá y morirá sin haber penetrado nunca el primer velo que les separa de la percepción real del mundo.
· El primer velo: Poco más del 10% restante son personas que ha conseguido romper ese primer velo, y se encuentran con el mundo de la política. Son personas que intentan ser activas, tomar decisiones, participar en las reglas del juego para intentar mejorarlo. A pesar de eso, las opiniones de estas personas están marcadas por lo que dictan nuestros gobiernos, según sus tendencias partidistas, por la opinión de los expertos, y por otras voces con autoridad. De este 10% restante, el 90% fallecerá sin haber conseguido penetrar el segundo velo.
· El segundo velo: El 10% de los rompen el primer velo y penetran en el segundo serán capaces de explorar las mentiras de la historia, la relación entre el hombre, sus formas de gobierno y el significado de las leyes [como medida de control]. Otro 90% de estos vivirán y fallecerán sin haber llegado a penetrar el tercer velo.
· El tercer velo: El 10 % de los que penetran el tercer velo serán capaces de percibir que los recursos del planeta, incluidos la gente, están controlados por un grupo de personas y familias muy poderosas, cuyas posesiones, manipulaciones y extorsiones, han servido para fundar la economía global actual basada en la deuda. El 90% de aquellos que rompan el tercer velo no llegarán nunca a penetrar el cuarto.
· El cuarto velo: Los pocos que van quedando, aquellos que llegan a romper el cuarto velo, descubrirán el mundo de los Illuminati, de la Masonería, de las sociedades secretas. Estas sociedades usan símbolos y celebran ceremonias que perpetúan la transmisión de conocimiento arcano que es usado para mantener a la gente ordinaria en una esclavitud política, económica y espiritual, por los linajes y familias más antiguas del planeta. El 90% de los que penetran el cuarto velo, no llegarán nunca a penetrar el quinto.
· El quinto velo: El 10% de los que llegan aquí, aprenderán que estas sociedades secretas y familias poderosas están tan avanzadas tecnológicamente y tienen tantos conocimientos a su disposición, que cosas como viajar en el tiempo y las comunicaciones interestelares no suponen ningún problema para ellos, y mucho menos, controlar las acciones de la gente común a través de estos medios. Sus miembros tienen la capacidad de manipular a las masas con la misma facilidad con la que nosotros mandamos a nuestros hijos a la cama. El 90% de aquellos que penetran el quinto velo, no serán capaces de romper el sexto.
· El sexto velo: Aquellos que rompen el sexto velo se encontrarán en un mundo de alienígenas, entidades negativas y reptoides, seres que parecen sacados de cuentos de ficción y literatura infantil, y que son la fuerza real detrás de las sociedades secretas y los que dictan las ordenes a las mismas. El 90% de este grupo no será capaz de penetrar el séptimo velo.
· El séptimo velo: No sé lo que hay detrás del séptimo velo. No lo he podido penetrar. Pero creo que es la percepción que tiene el alma de la persona, libre de todo filtro mental, que ha evolucionado hacia un estado tal que ve la realidad de forma muy diferente a los demás, una especie de Gandhi iluminado que se pasea por el mundo despertando a todos a su alrededor sin restricción alguna.
¿Y el octavo velo? Romper el octavo velo probablemente significa ver la revelación de Dios y la energía pura detrás de la fuerza viva que impregna todas las cosas. Y si mis números son más o menos correctos, no llega a unas 60.000 personas en el planeta aquellos que a lo largo de su vida serán capaces de penetrar hasta el sexto velo.
La ironía aquí es increíble: aquellos que ven la vida detrás de los velos 1 al 5 no tienen ninguna otra opción que percibir a los que han roto el velo número seis como locos, insanos, y paranoicos. Con cada filtro roto, exponencialmente una gran cantidad de gente que empieza a ver la realidad “real” es declarada paranoica, pues pasan al otro lado de la barrera de la forma en la que ven el mundo. Y para añadir más a la ironía, cuanto más intenta alguien que ha conseguido eliminar el velo número 6, explicar lo que ve a aquellos que no han llegado a eliminar ese filtro de sus vidas, mas insano y loco aparece ante ellos.
El enemigo, el estado y los gobiernos
Detrás de los dos primeros velos se encuentra la mayor parte de la población del planeta. Son herramientas del gobierno y del sistema de control, votantes cuya ignorancia justifica las acciones de los políticos, que envían a los del primer velo a luchar en sus guerras y contiendas.
Los que rompen los velos tres, cuatro, cinco y seis son herramientas de cada vez menos utilidad para el sistema, por su habilidad decreciente para ser usadas para consolidar el poder y la riqueza de muchos, en las manos de unos pocos en la elite del poder. Es algo normal ver cómo estas personas sacrifican parte de sus relaciones con amigos y familia, sus carreras profesionales y sus libertades personales a medida que rompen más y más velos, dejando atrás todo lo que deja de resonar con ellos.

Creo que el artículo no podría ser más explícito. Quien escribe ha roto muchos velos en los últimos años, algunos de golpe. El sexto, el más reciente, a raíz de mi trabajo haciendo terapia energética y tener que lidiar con entidades no corpóreas, y a raíz de encontrar más y más información sobre el control no “humano”, pero aún es un tema del que cuesta hablar abiertamente. En todo caso, pocas personas que no hayan roto el mismo número de velos que tu podrán entenderte, por lo que cualquier esfuerzo de explicación es fútil a no ser que esas otras personas deseen hacer el esfuerzo para quitarse vendas energéticas y mentales que bloquean la percepción de su realidad a niveles mucho más profundos. Quizás cada vez haya más gente que cruce al otro lado de la barrera del velo número 6 y quizás poco a poco se elimine la etiqueta de “paranoico” (por decir alguna de ellas) que acompañara a este tipo de información cuando la discutes. En todo caso, siempre va bien saber que a mas velos eliminas, menos útil le eres al sistema de control aunque menos gente podrá entender tu nueva visión de la realidad.


Fuente: davidtopi.com

Las semillas: manual de instrucciones.

manual_semillas

Para comenzar con buen pie un huerto ecológico, lo primero es acercarnos al “mundo de las semillas” y conocer cuál es su importancia. Hay que pensar que la semilla es el kit de instrucciones para el desarrollo de la planta, y por lo tanto el éxito de la germinación, crecimiento, cosecha y futuras semillas que obtengamos dependerán en gran medida del estado de la simiente o semilla.

Muchas veces nos equivocaremos y creeremos que nuestro error se debía a un mal riego, insolación, plagas, falta de nutrientes…, y en realidad muchas veces podrá deberse a una mala semilla. En resumen, la calidad de la semilla es fundamental, debemos comprobar varios aspectos para evitar una mala semilla:

1. Inmadurez en la recogida de semillas (existe una madurez fisiológica y morfológica)
2. Carencias nutritivas durante el crecimiento de la planta
3. Semilla envejecida
4. Daños físicos en manipulación o conservación
5. Plagas y enfermedades de la planta
6. Cuestión genética de la especie (tamaño, sabor, color, precocidad, resistencia a plagas…)

Para profundizar y conocer al detalle el mundo de las semillas, veremos los siguientes puntos:

A. ¿Qué semillas usar y dónde encontrarlas?
B. Puesta a punto de las semillas
C. Como y donde sembrar cada hortaliza
D. Cómo hacer un semillero

A. ¿QUÉ SEMILLAS USAR Y DÓNDE ENCONTRARLAS?
 
Normalmente cuando hacemos nuestro primer huerto, solemos comprar algún sobre de semillas convencionales para probar. Para iniciarnos en la horticultura está bien, pero en el futuro, es recomendable comenzar a utilizar variedades locales o rurales de la zona, que se adaptan mejor al clima y suelo de la zona, y por lo tanto nos darán mayor garantía de éxito en nuestro huerto. Además estaremos contribuyendo a conservar y mantener la biodiversidad de la agricultura, que falta le hace.

Importante, a ver de dónde son esas semillas…:

1. Las semillas obtenidas de verduras del mercado corren el riesgo de no haber madurado lo suficiente en el fruto o ser una semilla de una variedad comercial híbrida F1. Las semillas híbridas  no son semillas transgénicas, pero son poco recomendables si queremos crear nuestro propio banco de semillas de huerto. Aunque las plantas de F1 son muy vigorosas y presentan una elevada producción y bonitas formas y colores, no producen semillas con las mismas cualidades, bajando mucho su rendimiento el segundo año. Nos quedarían dos opciones: comprar nuevas semillas F1 o trabajar cuidadosamente varias cosechas durante años para recuperar de nuevo la generación F1.

2. Algunas semillas de sobres comerciales están tratadas con productos químicos, podemos asegurarnos porque muchas presentan un polvo de coloraciones muy llamativo: rosa, gris, azul brillante.

3. La compra de semillas ecológicas y el intercambio con otros hortelanos y agricultores nos garantizan excelentes semillas para nuestro huerto urbano.

4. Semillas mal conservadas o viejas: olores a humedad, ausencia de embrión, fáciles de romper (indicador de que están demasiado secas)
En las tiendas convencionales: herbolarios, grandes superficies, tiendas de jardinería… se encuentran sobres de semillas comerciales, que como ya hemos dichos, pueden ser híbridas F1 o tratadas con algún producto químico, aditivo…. Son muy productivas, pero el inconveniente que presentan es que hay que comprar todos los años, en contra de las semillas tradicionales o ecológicas que además suelen ofrecernos variedades muy diversas, intensos y nuevos sabores, y la posibilidad de crear nuestras variedades de hortalizas. Sin contar que con este tipo de semillas favorecemos la diversidad biológica de nuestra agricultura.
Para poder adquirir estas semillas rurales o ecológicas, os damos algunos datos donde podréis encontrarlas:

  • Agricultores locales, ´¿Qué mejor que adquirir las semillas de un hortelano cercano? Aquí puedes encontrar agricultores ecológicos de toda España.
  • Instituciones oficiales: encargadas de conservar variedades locales, regionales y nacionales de variedades tradicionales.
  • Asociaciones y redes de intercambio de tu comunidad autónoma.
  • Centros de Educación Ambiental de tu región
  • Venta por Internet
 
Nuestras propias semillas
Si estamos interesados en la idea de intercambiar semillas con otros horticultores y queremos crear nuestras propias variedades de tomates, lechugas, melones…. A continuación os contamos algunos consejos breves para obtener vuestro propio banco de semillas.
Lo primero es tener semillas ecológicas. Una vez cultivada hay que observar bien la planta de la que vamos a recolectar semilla, ya que en función de sus características (tipo de flor, polinización y tipo de fruto), nuestro diseño de huerto o la época de cosecha se pueden prever posibles cruces de variedades o pérdidas de semilla. De forma resumida, estos son los conceptos más importantes para conocer el tipo de semilla de cada hortaliza:

1. Tipos de floración:

  • Floración dilatada: son hortalizas que van produciendo flores durantes varios meses. Ejemplos: calabacín, calabaza, melón, tomate.
  • Floración adelantada: otras hortalizas florecen en gran número en breves periodos de tiempo. Es el ejemplo de la lechuga, que pueden embolsarse para evitar cruzamientos de forma preventiva.
  • Vernalización: por último es importante conocer si la hortaliza florece cada dos años (planta bianual), es decir, hay plantas que florecen tras pasar su primer invierno. Es el caso de las zanahorias y cebollas por ejemplo.

2. Polinización: podemos dividir a las plantas en dos tipos en función de cómo se polinice la flor que nos dará el fruto con las esperadas semillas:

  • Autógamas: en la misma flor está el polen y el óvulo. Son flores que se autopolinizan: habas, tomates, berenjena, pimiento…
  • Alógamas: la flor requiere del polen de otra para polinizarse, por lo tanto este tipo de hortalizas se cruzan fácilmente con otras de su misma familia. Son las hortalizas que tienen mayor posibilidad de cruzamiento, para evitar cruces podemos rediseñar el huerto y tomar las siguientes precauciones:
  • Distancias de precaución para evitar cruzamientos.
  • Evitar plantar variedades distintas de la misma hortaliza.
  • Separar el cultivo en el tiempo (una siembra precoz de una y otra tardía de la otra)

3. Tipo de fruto:

  • Fruto en el extremo: entutorar para evitar que se pudra en el suelo, el fruto que hayamos seleccionado para semilla.
  • Fruto desgranado: es el caso de la lechuga, que deja caer la semillas fácilmente, por lo que debe recolectarse rápidamente o embolsarse. Importante: la maduración varía con las condiciones ambientales, así suele adelantarse en verano con las temperaturas altas y humedad baja) y retrasarse en las variedades de otoño con la humedad alta y temperatura baja.

4. Extracción de la semilla:

Fruto seco: se recogen y extraen las semillas manualmente o golpeándolas (cuidado si son muy grandes pueden dañarse). Estas semillas deben recogerse rápido una vez estén maduras, ya que les influyen más las condiciones ambientales ya que no están protegidas del exterior. Ejemplo: leguminosas, albahaca, acelga, espinaca, girasol, lechugas…


Fruto carnoso: la semilla está rodeada por una envuelta carnosa que la protege. En este caso, las semillas se pueden extraer del fruto madura, quitando la carne y dejando secar las semillas, o esperar su secado en la planta.

Fermentación: en el caso del tomate y el pepino, se extrae la pulpa y se deja fermentar en un vaso. Cuando se forme un hongo blanco en la superficie, se cuela y se deja secar la semilla. Con ello se consigue eliminar microorganismos patógenos y el cubrimiento gelatinoso, facilitando su germinación.


Una vez seleccionados los frutos y obtenidas nuestras semillas, debemos conservarlas adecuadamente para asegurarnos que guardarán su poder germinativo. Lo fundamental para almacenarlas en características óptimas, es lo pensar en los parámetros de germinación: humedad, luz, oxígeno y calor, y conseguir justo lo contrario: baja humedad, baja temperatura que a su vez reduce el oxígeno y nada de luz. Esto lo conseguimos secando bien las semillas e introduciéndolas en sobres o botes de cristal bien cerrados, y que estarán almacenados, si es posible, en nuestra propia nevera o en caso contrario en un lugar oscuro y fresco. Una buena idea es utilizar arroz o bolsitas de sílice de electrodomésticos que nos aseguren que la humedad no entra en nuestro envase.

El siguiente paso tras guardar las semillas es el etiquetado. Trataremos de dar una información detallada sobre la semilla: hortaliza, variedad, fecha de recolección, procedencia…
Y por último, es recomendable tener una base activa de semillas (se planta cada año) y otra base pasiva (se guardará durante varios años). A continuación os mostramos un cuadro resumen con los pasos para obtener semillas de las hortalizas más comunes:




B. PUESTA A PUNTO DE SEMILLAS

Para que toda la información que contienen las semillas se ponga a funcionar, lo primero que debemos conseguir es la germinación de la semilla. Para ayudar a que germine la semilla necesita humedad, oxígeno y calor. Pero lo más común es humedecerlas previamente antes de sembrarlas, igual que hacemos con las lentejas, garbanzos… en la cocina. Las semillas de leguminosas (entre otras..) es recomendable dejarlas 24-48 horas en agua antes de la siembra, consiste en rehidratarlas.
Es importante que no olvidemos las siguientes recomendaciones para evitar que las semillas encuentre dificultades de germinación:

  • Que de forma continua se mantenga los parámetros de oxigeno, agua y calor.
  • Riego frecuente (cuidado con pasarse, si la tierra comienza a virar a color verde es que nos estamos pasando…)
  • No plantar las semillas demasiado profundas en el caso de semillas muy pequeñas.
  • Evitar periodos y condiciones de sequedad.

Si todo va bien, las células del embrión comienzan a agrandarse, y entonces la cáscara se abre y la raíz emerge, en primer lugar, seguida del brote pequeño que contiene las hojas y el tallo. Algunas cáscaras de semillas son tan duras, que el agua y el oxígeno no pueden pasar a través de ellas fácilmente, y por ello suelen tardar más en germinar, o necesitan una temperatura mayor de germinación, como es el caso del pimiento y la berenjena.

C. CÓMO Y DÓNDE SEMBRAR CADA HORTALIZA

Si hemos podido activar las semillas, es el momento de sembrarlas, pero atención, según que tipo de hortaliza la siembra es recomendable hacerla de una forma u otra. Dos ejemplos muy comunes son la zanahoria y el tomate. La primera se siembra directamente en la tierra de cultivo, mientras que el tomate es más recomendable sembrarlo en un semillero, para adelantar a planta y después llevarla al terreno de cultivo bien crecida. Además del tipo de siembra, la época o mes en la que se realiza suele variar mucho según clima y orografías de la zona. Por ejemplo: en zona de montaña o el norte de España las siembras directas y los semilleros se realizan más tarde que por ejemplo en el centro de Madrid. Así en nuestra ciudad es conveniente realizar los semilleros para el huerto de primavera en Febrero , en Mayo los del huerto de verano-otoño y en Agosto los de invierno. En el caso de siembras directas en el terreno, habría que consultar hortaliza por hortaliza.

A continuación os mostramos una tabla con los tipos de siembra y fechas orientativas para siembra directa en Madrid:




D. CÓMO HACER UN SEMILLERO

Para las hortalizas que se recomienda sembrarlas en semilleros o macetas antes de llevarlas a la parcela de cultivo (tomates, lechugas, pimiento…), no hace falta comprar multitud de semilleros, etiquetas, macetas… simplemente reutilizando materiales que tenemos en nuestra propia casa, en los mercados y tiendas vecinas, podemos empezar a preparar las semillas que nos apetezca cultivar. Cualquier tipo de envase es válido.
Para semilleros, cualquier tipo de bandeja plana, como las cajitas que puedas reciclar de productos alimenticios, cajones o cajas pequeñas de madera, tupperwares, typpers, tarteras de plástico… Para sustituir las macetas nos vale con lavar y cortar los bricks.

Nunca olvidar hacer los agujeros al recipiente para facilitar el drenaje del agua. Una vez tenemos el envase, los siguientes pasos son los siguientes:

1. ¿Qué sustrato utilizamos?: lo ideal es mitad arena de río y la otra mitad materia orgánica (tierra negra), sino con esta última valdría.

2. ¿Cuánto debemos enterrar la semilla?: pues cerca de 1 cm aproximadamente, aunque si el tamaño de la semillas es muy grande (tipo calabaza, calabacín… ) hundimos los mismos cm que tiene la longitud de la semilla.

3. ¿Cuánta cantidad de semilla siembro?: tengamos en cuenta que no todas las semillas germinan, por lo que se deben de repartir homogéneamente por el sustrato, ya sea haciendo nosotros los agujeros con el dedo o repartir las semillas y posteriormente echar una capa de tierrra por encima. Aunque, en el caso de semillas grandes (calabacín, pepino…) es mejor plantar una o dos semillas, bien profundas en macetas. Y en el caso de semilla pequeña (lechuga, cebolla…) utilizar el segundo método.

4. ¡¡¡¡REGAR!!!! Muy importante, si no tenemos pericia aún para realizarlo con regadera, es mejor usar un pulverizador para evitar remover las semillas con grandes chorros de agua.
Una vez realizada la siembra, se etiquetan los semilleros para no confundirnos, con un rotulador tipo “eddin”. Para ello, por ejemplo, se pueden reutilizar trozos de brick, CDs viejos o cualquier cosa de plástico o metal que se nos ocurra como etiqueta. Pondremos el nombre de la hortaliza, si pertenece a algún tipo de variedad y la fecha en que se ha sembrado.

En cuanto empiecen a germinar, muchas veces, sobre todo al principio, puede que tengamos que hacer un aclareo de las plántulas si hemos echado demasiada semilla. El aclareo es importante para evitar enredos y facilitar su crecimiento. Aunque es un trabajo muy costoso, estas plántulas que entresacamos pueden plantarse en otros recipientes si queremos aprovecharlas.
A continuación os mostramos algunos consejos y observaciones para mantener las condiciones ideales en el semillero:

  • Evitar el sol directo y las corrientes de aire. No les convienen los golpes de calor o frío.
  • Limpieza eficaz de los recipientes para evitar hongos. Si consideras que algunos están muy sucios utilizar lejía o desecharlos.
  • Crear un miniinvernadero: con un plástico polietileno (film transparente), tarros de plástico o cristal encima del semillero. Levantar de vez en cuando (sobretodo los de cristal ya que no dejan pasar el oxígeno) y regar cuando veamos que la condensación ha bajado.
  • Pulverizar los ejemplares (nebulización o fina lluvia) para mantener atmósfera húmeda.
  • Recipiente con guijarros. También la arena facilita la aireación y el drenaje.
  • Utilizar estiércol si hacemos semilleros profundos, ya que nos garantiza calor en su descomposición, es lo que se denomina camas calientes.
  • Si las plantas crecen demasiado espigadas es un indicador de falta de luz.

Fuente: ecoagricultor.com vía  AsociacionGrama

“África ha sido y es un gran laboratorio” (Juan Obarrio).

Entrevista con Juan Obarrio, Doctor en Antropología en la Universidad de Columbia. Desarrolló su trabajo de campo en Mozambique. Con esa experiencia, fijó su atención en el impacto del neoliberalismo en los países africanos. Aquí, traza un paralelo entre los procesos de aquel continente y América latina. Y advierte sobre los efectos del poscolonialismo en ambas regiones.


–¿Por qué propone comparar los colonialismos en América latina y en África?
–La discusión viene desde los ’80 con las teorías poscoloniales, con intelectuales de India y África. Después de consagrarse en el Norte, llega a Latinoamérica. Propongo traer esa discusión al capitalismo global. Cuando lo planteamos para Latinoamérica no debemos retrotraernos sólo al colonialismo español. Me parece mucho más importante estudiar a Latinoamérica como colonia de nuevos imperios, pensándola como región y, luego, como Estados-nación. Cuando India se estaba independizando en el año ’48 –al mismo tiempo que Israel, Palestina– y en África empezó la descolonización, acá éramos, en teoría, Estado-nación independiente desde 1800, pero bajo una órbita colonial informal. Así tratamos de ver y estudiar los mecanismos políticos y diplomáticos de dominación económica en paralelo.

–¿Cuáles son las similitudes entre ambas regiones que dan cuenta de un colonialismo que subsiste?
–Lo que es poscolonial en India o África, en nuestra región habría que estudiarlo en la posdictadura, y analizar las dictaduras latinoamericanas como un proceso semicolonial formal.

–¿Por qué?
–El giro es que no se trató de una colonia formal con un ejército de ocupación extranjero. Pero hay que estudiar cómo los mecanismos de golpe de Estado, de dictaduras extranjeras, diplomáticas, militares y políticas dieron pie a mecanismos económicos de extracción, explotación y articulación económica. Eso está muy documentado en Argentina y en Latinoamérica. Lo interesante es abrir el panorama y ver cosas similares en la descolonización. Desde el Sur debemos estudiar a Latinoamérica como laboratorio de neoliberalismo fuerte bajo gobiernos dictatoriales, que son semicoloniales. África, en los ’70, fue un campo de batalla de la Guerra Fría, dividida entre gobiernos afines al bloque del Este y dictaduras que duraron 20 o 30 años, financiadas por los Estados Unidos. Yo realicé mi trabajo de campo en Mozambique, que durante 15 años fue un régimen socialista aliado a la Unión Soviética. Angola es otro caso, Etiopía otro. Si bien las historias son diferentes, esta perspectiva propone ver paralelismos.

–¿Como cuáles?
–Por ejemplo, el capitalismo de extracción que se está dando como modo de acumulación global en India, en Asia, en África y Latinoamérica tiene rasgos similares en el tipo de proceso económico de inversión, de extracción, de acumulación. Las empresas son las mismas. Podemos hablar de empresas mineras en África que también están en Perú, Ecuador y Colombia, donde se han generado revueltas políticas de resistencia.

–¿El monocultivo es muy importante también en África?
–Sí, todos los países están centrados en un único cultivo, de lo cual están intentando salir pero es muy difícil.

–¿Quién y por qué están dando esa discusión?
–Porque son economías que ya han sido estructuradas de esa manera desde el período colonial. Estamos hablando de 1880, de estados que son satélite de una colonia y productores de café (Ghana), petróleo (Nigeria), diamantes y oro (Sudáfrica). Ahora se está planteando el tema desde los gobiernos. Paralelamente, China está teniendo una gran influencia económica y política y generando cambios en la demanda de un continente como África, que empieza a aumentar su producción.

–¿Cuáles son los principales perjuicios que genera el monocultivo en los países africanos, en términos económicos y sociales?
–Todos los procesos que vemos en Latinoamérica, de violencia, extracción económica, en África se ven en dimensiones mayores. Hay una debilidad concreta en lo institucional, una herencia clara del colonialismo. El colonialismo británico y el francés dejaron estados muy débiles, muy marcados, sometidos. Hablamos de ciento cincuenta años de un altísimo nivel de violencia, de capitalismo extractivo y opresión colonial, que es lo que define al colonialismo. Cuando digo que hay que hablar de poscolonialismo en Latinoamérica me refiero a la violencia política.

–¿En qué se diferencian el colonialismo y el poscolonialismo?
–Lo que se denomina poscolonial es aquello que tiene una impronta colonial. Con el prefijo se está señalando que la experiencia colonial, corta o mediana, ha sido fundamental y que sus efectos políticos, económicos y culturales permanecen con un altísimo grado de violencia, con un aparato estatal que es una mala copia degradada del Estado occidental y con déficit absolutos en términos de ciudadanía, porque la ciudadanía estaba basada en la segregación racial. Ese es un tema muy importante para plantear en Latinoamérica, sobre todo en Argentina, donde supuestamente no tenemos las categorías raciales.

–¿Cómo se explican determinados conflictos armados entre pueblos dentro de un mismo país en África, que generalmente son presentados como “guerras tribales”?
–El estereotipo colonial incorporado indica que son guerras tribales de grupos arcaicos, que hace miles de años se vienen peleando y odiando. No hay nada de eso. Es una historia de violencia política muy corta en el tiempo. Lo que se denomina “grupos étnicos” es una configuración que tampoco responde a una realidad concreta social.

–¿Por qué?
–Porque esos grupos étnicos se han venido mezclando, casando, juntando, peleando y volviendo a articular durante cien o doscientos años. Dentro de cada país hay muchos grupos étnicos y eso es una cuestión para desentrañar. El colonialismo de los antropólogos aquí (en América latina) lleva a hablar de tribus, de grupos étnicos, de raza. Sí hay grupos sociales, pero ¿en base a qué se los define?, ¿qué diferencia a un wichí de un toba?

–Desde esa visión crítica, ¿cómo explica el genocidio de Ruanda en 1994, por ejemplo?
–En Ruanda, una minoría del “grupo étnico utu” masacró a cientos de miles de tutsis en el lapso de tres meses. La CNN dice que esa masacre está basada en odios ancestrales, cuando en realidad responde a una lógica colonial manejada por el colonialismo belga que trajo grupos que no estaban en el territorio de Ruanda.

–¿Qué hizo el gobierno belga, concretamente?
–Los trajo de lugares extranjeros, los instaló y les dio más derechos que a los que allí vivían. La política colonial es dividir para reinar. A lo largo de 80 años, utus y tutsis se han ido mezclando. Entonces ¿cómo saber quién es cada cuál? Cuando se produjo el genocidio, bandas de utus fueron por las calles y las casas buscando tutsis, y la única manera de identificarlos era por el documento de identidad que decía “Fulano de tal, tutsi”. Porque ya no hay manera de identificar un tutsi de otro grupo étnico por la apariencia. Pero que el documento estatal diga tu pertenencia étnica es una herencia colonial de segregación racial. En un momento de la historia de Ruanda, utus y tutsis eran casi grupos políticos, no grupos étnicos.

–Y en 1994, ¿qué desató tamaña violencia?
–En el ’94 hubo una gran crisis política interna, un proceso de ajuste estructural de achique de la economía brutal y, además, una campaña desde los medios de comunicación llamando a la violencia contra los tutsis. Se preparó mucho desde sectores aliados al gobierno. Los medios fueron un factor importantísimo. El eslogan político era: “Vamos a matar a los cucarachas”. Esto está pasando en muchos conflictos de África.

–Se referenció a esos episodios siempre por cantidades llamativamente altas de muertos.
–¿Y cómo llegamos en Argentina a matar a 30 mil personas, y a torturarlas? En África, a veces, todo aparece como más exagerado, pero aquello que se llama violencia étnica es importante de entenderla como violencia política. No es ningún odio étnico, biológico ni ancestral, son procesos histórico-políticos con fuerte impronta poscolonial. Y para no echarles toda la culpa a los belgas o a los ingleses, digamos que después hay dinámicas internas que son propias. En Ruanda hubo 200 mil muertos en tres meses, con machete. Esos niveles exagerados, excesivos en todos los frentes –la economía, la política, la violencia– es donde creo que interviene la violencia colonial fuertemente, violencia extrema de cien años de colonialismo deja esa herencia. Además, no han creado instituciones que la canalicen. Pero no debemos estereotipar. África no es el caso perdido de la historia universal, es un producto local e internacional.

–¿El nivel armamentístico que hay en países africanos es muy alto?
–Tengo entendido que Mozambique fue el primer lugar donde se aplicaron técnicas de terrorismo contra poblaciones civiles. Allí hubo una guerra civil de 15 años, desde el ’77 al ’92. Entonces había un gobierno socialista y el gobierno del apartheid, junto con la CIA, formaron una guerrilla que fue muy famosa en su época. Y hoy en día son los dos partidos políticos de la democracia que comparten muchas cosas. África funciona mucho como campo de experimentación. Los campos de concentración se inventaron en una guerra en Sudáfrica en 1890, no contra británicos sino contra holandeses y otros europeos. El África subsahariana es una cosa y el norte, otra. El norte tiene un desarrollo cultural muy importante, como Egipto, pero dicen que no es África. Porque desde Hegel África “no puede ser nada, está fuera de la historia”. Tanto geopolítica como poscolonialmente es muy importante decir que lo que se llaman “revoluciones árabes” son revoluciones africanas.

–¿Por qué empezaron a producirse estas resistencias?
–Hay dinámicas de dominación muy enquistadas, lo poscolonial heredó mucho de dominación. La culpa no es sólo de las colonias, porque incluso durante los gobiernos democráticos se ven dinámicas de control y coerción de élites políticas. Hay procesos de resistencia fragmentarios, donde un actor fundamental es la juventud. Y en los países islámicos, donde las mujeres están oprimidas, son un actor político y cultural fundamental. Juventud y mujeres son un foco de resistencia que se articula y lidera el movimiento.

–¿Cuál es la problemática que mayor interés está generando en África?
–Un tema muy importante es la tierra, principal recurso económico y político. Están ingresando inversores extranjeros individuales y corporaciones, que arman negocios con el Estado o algún aparato de la élite. La mayor parte del continente es población rural y va hacia un mundo que se urbaniza. Pero todo lo que pasa en la capital a nivel de la elite política tiene conexión con la población rural.

–¿Y por qué sigue siendo tan importante el sector rural cuando el mundo va hacia lo urbano?
–Es un mundo subdesarrollado económica e institucionalmente, además las dinámicas políticas y culturales están muy fuertemente atadas a lo rural, donde hay una importante red clientelar. Una dinámica que el neoliberalismo y el ajuste han exacerbado. El neoliberalismo reforzó muy profundamente toda la cuestión de los derechos consuetudinarios, lo tradicional; reforzó muchísimo el poder de los jefes tribales. Hay una articulación Banco Mundial-agencia-jefes tribales que supone un desguace del Estado.

–¿Cuál es el interés de China en África?
–Repito que África es y ha sido un gran laboratorio. Y también el reflejo de un mundo más multipolar porque la influencia (norte)americana es muy fuerte, pero no es lo único ni lo más poderoso. Porque es una globalización dirigida por Estados Unidos en retirada, pero los ex poderes coloniales europeos son los principales clientes económicos y políticos, con un control diplomático y político y una influencia muy grande en el sostén de regímenes autoritarios, aunque sean democráticos.

–¿Y cómo entra China en este escenario?
–China se ha vuelto el principal socio económico de todo el continente. Se dan dos dinámicas. Por un lado, un fuerte endeudamiento –China da créditos blandos a miles de años– y, por otro, un fuerte capitalismo extractivo en recursos naturales y energía. China compra o financia proyectos gigantescos en cualquier lugar del mundo, pero en el caso de África más aún, por su importancia geopolítica. En algún momento, China puede ser el principal gobernador de la región. Está acumulando y “comprando” África, empujándola a salir del monocultivo y diversificarse para la demanda china, otorgando créditos blandos para desarrollo e infraestructuras a élites políticas a las que va cooptando clientelarmente. Mirar hacia dónde va China ahora y qué dinámica está desplegando en África es un espejo para pensar Latinoamérica. Un investigador decía que China tiene la deuda impagable de Estados Unidos pero con eso se está comprando África y medio mundo. Y la élite china dice tener plazos muy largos.

–¿Usa el término “comprando” en forma simbólica o literal?
–Mitad y mitad. Por un lado, están invirtiendo. Por otro, están generando margen de maniobra con las elites políticas africanas. (Con su iniciativa) pueden reemplazar los planes de ajuste estructural. China presta a una tasa muy baja a 50 o 100 años. Un dato etnográfico es la influencia que tenía China desde la época de la Guerra Fría, con países afines como Tanzania y Mozambique.

–Y en cuanto a su trabajo de campo en África, ¿en qué consistió?
–Realicé trabajo de campo en Mozambique dos años y medio. La mitad del tiempo en la capital, y el resto en localidades rurales. Vi los cambios que produjeron las reformas neoliberales desde el punto de vista del derecho.

–¿Y qué efectos encontró?
–El neoliberalismo ha sido –y todavía lo es– un gran andamiaje jurídico, legal. Ha regulado desde el discurso de la desregulación. Al estudiar los mecanismos jurídicos y la proliferación de leyes bajo la lógica del mercado pude ver que el Estado es un actor privado más, un sujeto de derecho. El concepto “Estado del ajuste estructural” es muy claro en Mozambique y quizás en otros países.

–¿En qué se traduce ese concepto, concretamente?
–Quiere decir que no hay un aparato de Estado nacional y agencias extranjeras e inversiones extranjeras. Sino que son dinámicas muy fluidas donde no se puede distinguir, en general, entre lo nacional y lo transnacional, ni entre lo privado y lo público. Son corporaciones extranjeras que deben asociarse a un personaje de la élite local que todavía digita los controles de las privatizaciones. No se trata sólo de que agencias extranjeras digan qué legislar como parte de los programas de ajuste, sino que los consultores externos hacen las leyes que aprobará el Congreso. Incluso, hay miembros de la Corte que son consultores.

–¿Miembros de la Corte y a la vez consultores?
–En el Estado postestructural, sí. Sucede a menudo…, es que el Estado no tiene fondos. En este caso (Mozambique), la mitad del presupuesto nacional proviene de ayuda externa de distinto tipo. Es un Estado muy precario. Algunas personas dejan su puesto en el Estado para desempeñar el mismo puesto pero en una agencia de cooperación que financia esa área del Estado. Por ejemplo, alguien dirige tal subsecretaría pero no cobra dinero del Estado porque esa subsecretaría es parte de un proyecto de desarrollo de una agencia sueca y cobra el triple como consultor desarrollando el mismo trabajo.

–Ese mecanismo se daba en algunos países andinos también.
–Entonces, viéndolo desde la experiencia del ajuste en Argentina, allá vi todo más exagerado, exacerbado y profundizado. Al mismo tiempo, yo fui con la idea de que el Banco Mundial y las agencias digitaban todo. Pero en el Estado del ajuste debe haber una negociación constante entre élites locales –con altas cuotas de poder en control militar, control de inteligencia y seguridad– y agencias privadas y extranjeras. Por ejemplo, la agencia escandinava financia y regula un área importante de desarrollo, pero cuando hay una licitación de puerto y aduanas la gana una empresa de ese país. Eso no se anota en ningún lado, pero se puede estudiar en el marco del Estado de ajuste estructural. En Latinoamérica, las dinámicas y los límites que marca el capitalismo extractivo son muy fuertes, claros y violentos, por eso está generando resistencias.

–¿Cómo se articula el neoliberalismo con la cultura y la religión en África?
– África se globaliza y genera la exclusión de todo lo local. Ahora hay celulares en Kenia pero desaparece el Estado-nación. La exacerbación de las identidades locales es una reinvención de los orígenes de los grupos locales que luchan por el acceso a la tierra, reinventadas como el primer ocupante del lugar y con una fuerte dosis de exclusión del otro, del extranjero. El neoliberalismo liberó el mercado de la tierra y hay cada vez menos acceso a ella por parte de las comunidades locales. Eso generó que en todos lados hubiera conflictos candentes de lo que se llama “autoctonía”: reforzar la identidad local apegada a la tierra y el rechazo al otro.

–¿Qué lineamientos propone en términos de línea política Sur-Sur?
–Lo que nos une es la lógica de los enclaves: el neoliberalismo genera fragmentación de los Estados nacionales, porque la producción económica está en un enclave que se desconecta del resto de los Estados-nación y de la economía. Adquiere una dinámica propia conectada a los centros financieros internacionales. Esto en África es muy descarnado, pero empieza a verse en Latinoamérica. En el interior del Estado, los enclaves son estados de excepción, zonas económicamente autosuficientes que se transforman en mini-Estados privados. En el Congo hay enclaves de extracción de diamantes y oro, en Nigeria de petróleo. Lo más interesante es ver la fragmentación social y cultural.

–En ese contexto, ¿por qué el interés en estudiar lo poscolonial?
–Esa era la lógica colonial: dividir, segregar comunidades y pueblos en territorios que no se podían articular, una absoluta división territorial y político-cultural. El ajuste estructural tiene una historia colonial de fragmentación y lógicas de enclave. Es importante estudiar esto comparativamente entre África, Asia y Latinoamérica. El eje de trabajo es para los académicos que se instalen en la red Sur-Sur, en articulación con sectores intelectuales y políticos en el Sur.

–¿Hay intenciones reales de concretar ese trabajo en red?
–Por ahora hay intenciones. Vine a la Universidad de General San Martín a desarrollar esta iniciativa. Aunque la lógica colonial es lo que está marcando el campo, el objetivo último es pensar esto desde el Sur. Los intelectuales y políticos están dando los primeros pasos. Brasil, India y Sudáfrica tienen iniciativas en común, discuten políticas públicas, están a nivel del gobierno en el BRICS, en el G-20. Están en la Agencia de Naciones Unidas de cooperación Sur-Sur pero también tienen iniciativas en el marco de Naciones Unidas y el Banco Mundial. Quizá sea demasiado purista, pero la apuesta es poder saltearnos eso y ponernos en red con gente en Mumbai, en Nairobi, Johannesburgo, Buenos Aires, México.


Walter Isaía y Natalia Aruguete / Página 12

29 de marzo de 2013


Fuente: librered.net

Ideas para elaborar un perfume casero.


perfume

Para elaborar estos perfumes puedes aprovechar los beneficios de la fitoterapia (del griego fyton=planta, vegetal y therapeia=terapia), es la ciencia que usa los extractos que contienen los principios activos contenidos en los distintos tejidos vegetales, o sus derivados. Se usa para combatir patologías crónicas o agudas, para prevenirlas o bien para conservar un buen estado de salud.

Ingredientes:

  • Alcohol de farmacia de 96º………….200 g
  • Agua de rosas………………………….50g
  • Aceites esenciales optativos:
    • Lavanda, rosa y bergamota (fresco)
    • Ylang ylang, romero y sándalo (varonil)
    • Hierba luisa, jazmín y limón (dulce y fresco)
    • Rosa, lavanda, hinojo (femenino)

Preparación

En un bote de cristal de cierre hermético introducimos primeramente el alcohol y el agua de rosas y añadimos 7 gotas de cada uno de los tres aceites esenciales que escojamos. Colocamos el bote cerca de una ventana en un lugar cálido, por ejemplo la cocina, durante 21 días. Hay que removerlo cada día.
Transcurridos 21 días filtramos, envasamos y guardamos.

Indicaciones: Este perfume puede rebajarse, si se desea, con agua destilada.

Nota: es preferible elaborar cantidades pequeñas de perfumes ya que los aceites esenciales volátiles se deterioran con el trascurso del tiempo. El tiempo máximo que debe de guardarse un perfume es de 2 años aproximadamente.


Fuente: ecoagricultor.com

El estado de guerra y la tensión con Corea del Norte.

No tenía pensado escribir una entrada de este tipo, pero por la situación y las constantes preguntas que me llegan sobre el estado de guerra y la tensión actual me veo obligado a ello. Así pues, esta es mi opinión personal sobre lo que sucede en Corea a día de hoy. He de decir, antes que nada, que soy bastante imparcial en este aspecto. Que no me gusta nada el régimen norcoreano, así como tampoco las políticas de Corea del Sur en los últimos años y las actuaciones de los EEUU en este tipo de conflictos.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?
Un poco de historia de Corea.

Para entender la situación deberíamos de viajar atrás en el tiempo hasta casi el final de la II Guerra Mundial. Desde 1910 los japoneses colonizaban la península coreana, creando en Corea una política de asimilación cultural y política, donde los líderes independentistas eran perseguidos, torturados, encarcelados o asesinados, tal y como podemos ver hoy en día en la prisión de Seodaemun en pleno centro de Seúl.
Si echáramos un vistazo un poco más atrás en el tiempo, deberíamos tener en cuenta que fueron las potencias occidentales las que con métodos despreciables se las ingeniaron para conquistar desde la distancia y económicamente a las tres potencias de Asia Oriental de aquella época: Qing (China), mediante las Guerras del Opio, Japón y Joseon (Corea).

Volviendo al final de la II Guerra Mundial y con la siempre inestimable colaboración de las potencias colonizadoras occidentales, para todos los conflictos que ha habido en esta parte del mundo, hemos de recordar también el trágico final de la II Guerra Mundial en Asia Oriental. Fue cuando los EEUU lanzaron las dos bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki el 6 y 9 de agosto de 1945. Con esto se terminó la II Guerra Mundial y Corea y otras zonas de Asia Oriental fueron liberadas del imperio japonés. Pero este hecho es importante ahora mismo por dos motivos: Por una parte, porque para terminar con una guerra los Estados Unidos decidieron acabar con la vida de cientos de miles de personas inocentes, entre los que había muchos coreanos que vivían en estas ciudades japonesas. Por otra parte, porque los EEUU son los únicos que han usado la bomba atómica en un conflicto bélico a gran escala causando pérdidas irreparables.

imagen de la Guerra de Corea

Con esto en mente llegamos a la liberación de Corea, liberación que traía consigo una división artificial del país. Cuatro días antes del 15 de agosto de 1945, momento en el cual Japón se rinde en la II Guerra Mundial, Dean Rusk, quien sería después secretario de Estado de los Estados Unidos y un general del ejercito estadounidense, recibieron el encargo de dividir la península coreana en dos esferas de influencia. Una americana y una soviética, al igual que hicieron también con Alemania. Sin embargo, Corea no era ningún país vencido en esa II Guerra, y la división del paralelo 38º es una división completamente ficticia y antihistórica. Con esta situación nos encontramos que gracias a las potencias extranjeras: Estados Unidos y la Unión Soviética, Corea se convierte en un país dividido en dos: una corea de influencia comunista al norte y una de influencia capitalista al sur.

Corea dividida desde fuera en manos de dos líderes implacables coreanos.

En Corea del norte, ahora de influencia soviética, se llegó al comunismo de la mano de Kim iL Sung (padre del recientemente fallecido Kim Jon iL, y abuelo a su vez del actual líder Kim Jong Un). Este hombre había luchado contra los japoneses en los frentes de Manchuria. Al volver a Corea se hizo con el control del país eliminando a los grupos que no le interesaban, incluidos comunistas que llegaban del sur, y haciendo que huyeran al sur las personas más afines al capitalismo. Fue inteligente porque en vez de adoptar las ideas comunistas tal cual lo que hizo fue adaptarlas a la forma de pensar confucionista coreana. Basada en el paternalismo, las jerarquías sociales, etc. Con estas bases creó la idea Juche, que es una ideología socialista con tintes confucionistas y que es lo que hoy explica que en Corea del Norte haya tanta unidad nacional y devoción hacia su líder. Mucha gente se sorprende cuando ve las muestras de afecto del pueblo hacia su líder y enseguida piensan en manipulaciones, gente pagada, actores contratados, etc. Esto es fruto de la ignorancia de nuestra mentalidad occidental por no entender lo que significa el confucionismo en la sociedad oriental, por no entender el concepto de colectividad frente al individualismo occidental.

En el sur, en cambio, el liderazgo fue para Syngman Rhee. Al igual que su compatriota del norte se hizo camino quitando de su paso a aquellos que le podían hacer sombra, gentes de izquierdas, activistas políticos o sospechosos de colaborar con el norte. Hasta 1950 la situación en el sur era muy inestable y se sucedieron diversas masacres que acabaron con la vida de miles de personas contrarias al presidente Syngman Rhee, o favorables a ideologías de izquierda. Como dato interesante la masacre de Jeju donde murieron cerca de 70.000 personas a manos del ejercito surcoreano.

Las potencias extranjeras, EEUU y la URSS habían acordado que, cinco años después de la división, Corea tendría un gobierno unificado pero esto no pudo llevarse a cabo debido a la nueva situación del momento: la guerra fría. En este contexto los líderes del norte y del sur ya hablaban continuamente de invadirse para unificar la península. Sin embargo, los ejércitos de EEUU y URSS se retiraron dejando la península a su suerte, lo que provocó el inicio de la Guerra de Corea. Aunque oficialmente se dice que la guerra de Corea empezó cuando el norte invadió al sur, lo realmente cierto es que un año antes ambos bandos ya llevaban muchas confrontaciones y víctimas a sus espaldas debido, precisamente, a la inestabilidad y debilidad fronteriza y las aspiraciones de ambos bandos por conquistarse.

Cuando Corea del Norte lanzó su gran ofensiva, los miltares del sur y los pocos estadounidenses que quedaban no pudieron hacer otra cosa que replegarse hacia la zona de Busan, y hasta que el general McArthur no hizo su desembarco en Incheon y el ejercito norcoreano quedó dividido en dos partes, no se pudo retomar el control de la zona por parte del sur. A partir de ahí la guerra cambió su escenario y los americanos y surcoreanos empujaron a los norcoreanos hasta casi la frontera con China. En ese momento, Corea del Norte pidió ayuda a China y estos respondieron con un ejercito que retrasó a los americanos y surcoreanos hasta la zona del paralelo 38 en la que el frente de guerra ya no se movió mucho más.

Las bombas de napalm en Vietnam. EEUU utilizó napalm por primera vez de forma masiva en la guerra de Corea contra los norcoreanos.

Sin embargo, hay que tener en cuenta otra cosa importante. EEUU bombardeó y destrozó el 75% de las instalaciones materiales de Corea del Norte en un intento de borrar del mapa a los norcoreanos, usó por primera vez napalm en grandes cantidades. Murieron alrededor de 700.000 personas entre civiles y soldados, y tres millones de ciudadanos huyeron al sur para librarse de los bombardeos americanos. En 1953, los Estados Unidos bombardearon las presas de irrigación y el muro de contención del embalse Toksan, que hizo que se inundaran ciudades y se redujera la capacidad de los norcoreanos para cultivar alimentos. En un país que ya de por sí es difícilmente cultivable debido a su geología montañosa. Las acciones despreciables de guerra de los estadounidenses son varias, pero especialmente significativa la masacre de Nogun-ri donde un grupo de cientos de refugiados surcoreanos fueron asesinados vilmente por el ejército de los EEUU y su famoso séptimo de caballería. Ese 7º de caballería famoso desde el s XIX y frecuentemente idealizado como un grupo de héroes de película que lo que hicieron realmente fue masacrar gran parte de población india nativa americana en Washita y Wounded Knee.

Considero todo esto importante por la idealización que se tiene de los EEUU y la negativización de todo aquel que se le opone. Importante a la hora de entrar a valorar el siguiente punto del texto sobre quién es el malo de la película.

Una vez terminada la guerra ambas Coreas intentaron reconstruirse. Corea del Sur obró, hasta los años ochenta y de la mano del presidente Park Chung Hee, lo que se conoce como el "milagro coreano". En el momento en que el presidente Park llega al poder por medio de un golpe de Estado militar, Corea del Sur estaba en la miseria. Con su política autoritaria hizo de la población una esclavitud al servicio de las grandes empresas coreanas -chaebols- y del gobierno, lo que le ayudó a progresar de manera rápida llegando a situar a Corea del Sur a los primeros puestos de los países desarrollados. Ese "milagro" trajo consigo esclavitud ante el Estado, ausencia de libertades, persecución política y la ley marcial. Hoy en día mucha gente ve sólo el logro conseguido tras ello y por eso en Corea hay gente que ha elegido a su hija Park Geun Hye como actual presidenta de Corea del Sur.

Por su parte, Corea del Norte adoptó la idea Juche para sacar adelante el país. Esto hizo posible la creación de un sistema de clases. Una clase que es la llamada "clase central" y que ocupa un tercio de la población. Es la clase adaptada plenamente al sistema y que goza de todas las facilidades. La "clase oscilante" es la de los trabajadores de fábricas y campesinos que no tiene las mismas oportunidades del Partido ni las condiciones de mejora profesional o social. Y por último, los "incorregibles", que se dedican a los trabajos menos deseados e intentan no ser enviados a los campos de trabajo. La idea del Líder como algo cuasi religioso se fue conformando con los años. El Líder de la nación, visto como un padre, como un Dios al que hay que servir, le ayudó para conformar la homogeneidad politico-ideológica actual. La idea de Corea del Norte se basa en la autosuficiencia y la de vivir por ellos mismos hasta donde sea posible. Incluso en las décadas de los sesenta y setenta llegó a estar por encima de Corea del Sur en cuanto a progreso.
Corea del Norte y del Sur se miraban como un espejo donde desde la autoridad y la mano dura se intentaba llegar a un objetivo propio desde dos puntos de vista político-económicos que tanto daño han hecho y están haciendo a la sociedad: comunismo y capitalismo.

Durante todo este tiempo los conflictos entre Corea del Norte y Corea del Sur han seguido existiendo. En esta entrada de Eurowon podéis ver una lista cronológica con todos los conflictos existentes hasta ahora. Como podréis observar hay dos cosas muy importantes. Que la frontera marítima del oeste de Corea siempre ha estado en conflicto continuo y que desde 1998 hasta 2010 con el hundimiento del buque Cheonan los conflictos se habían hecho mucho menores. Esto se debe, sin duda alguna, a las intenciones de paz y reunificación coreana del presidente Kim Dae Jung con el que ganó el Nobel de la paz.

Kim Dae Jung y Kim Jong iL

Kim Dae Jung fue un presidente de Corea del Sur que instauró la llamada "Sunshine policy". Una política de ayuda a Corea del Norte, muy dialogante, que ayudó a levantar los embargos y sanciones que tenía el régimen norcoreano. Gracias a estas medidas hubo una reunión histórica entre Kim Dae Jung y Kim Jong iL que hacía vislumbrar un posible acuerdo de paz definitivo y, a la larga, una posible reunificación del país. Kim Dae Jung ganó el premio Nobel de la paz por esta política. Con la llegada del presidente Roh Moo Hyun, hasta 2008 se continuó con la política existente. Hay que entender que los analistas decían que una reunificación coreana sólo sería posible con el paso de décadas y con una política en la que ir paso a paso cediéndose cosas, desmilitarizándose y respetándose ambos países.

En el año 2000 la secretaria de Estado estadounidense Madeleine Albright visitó a Kim Jon iL y parecía que las relaciones entre ambos países iban por buen camino. Corea del Norte, en palabras de Kim Jong iL, comentó que sería la última vez que harían ensayos nucleares, y todo parecía indicar que se llegaría a un estado de buenas relaciones sin tensiones importantes. Pero en 2001 George Bush llegó al poder en EEUU y la política en relación a Corea del Norte cambió por completo. Para añadir más leña al fuego, en 2008, Lee Myung Bak, de ideología ultraconservadora llegó a la presidencia de Corea del Sur, con lo que las relaciones, hasta ese momento bastante cordiales y de ayuda, con el norte, se congelaron.
Desde esa época la tensión fue en aumento. En 2010 ocurrió el incidente del buque Cheonan, y el ataque de la isla de Yeonpyeong. La tensión se paralizó un poco por la muerte de Kim Jong iL y el cambio presidencial pero se ha vuelto a poner hoy en día de manifiesto con las últimas pruebas nucleares y la postura que han tenido Corea del Sur, EEUU y hasta China, condenando la acción de Pyeongyan, haciendo que la ONU imponga unas duras medidas económicas.

la nueva presidenta Park Geun Hye vestida de militar

Ya dije, cuando mucha gente se alegraba de que la presidenta de Corea era una mujer, que lo más importante era la relación que tuviera con Corea del Norte, y que nos esperaban por delante 5 años de dificultades. A primera vista, se esperaba que Park Geun Hye iba a ser más dialogante que el expresidente Lee Myung Bak, pero hasta día de hoy no conocemos ninguna postura oficial que hable clara y detalladamente de diálogo o paz, tan sólo que se forma parte de la continua escalada de violencia verbal y la postura inamovible de contestar bélicamente ante cualquier ofensa norcoreana.
La última declaración de "estado de guerra" por parte de Corea del Norte, no es otra cosa que el punto culminante de la escalada de tensión existente.
¿Quién es el malo de la película?

Recuerdo cuando decía que me iba a vivir a Corea y me preguntaban a modo de broma: "¿A qué Corea te vas, a la buena o la mala?" a lo que yo siempre solía contestar "¿Es que hay una Corea buena?". Y no me refería a modelos económicos, estilos de vida, libertades o demás cosas que podamos pensar, sino a que en un estado de conflicto como el actual donde en ambos países piensan en un posible conflicto bélico, perdonad que os diga pero, no hay buenos en ninguna parte y todos son malos y muy malos.
Es normal que, en una sociedad influenciada directamente por los medios de comunicación occidentales que a su vez están dirigidos de forma directa o indirecta por las grandes fortunas capitalistas y EEUU en particular, se vea a Corea del Norte como un país de locos, con un dirigente loco, que se ha vuelto loco con sus bombas atómicas y al que sería bueno arrasar, matar y colgar -como a Sadam Hussein- por el bien de la humanidad.


Os aseguro que no pensaríais lo mismo, a quienes penséis de esta manera, si fuerais norcoreanos en un país que actualmente está amenazado por la mayor potencia mundial del planeta, que ya arrasó gran parte del país en los años 50, y que es el único que ha hecho uso de la bomba atómica en dos ocasiones cuando no ha tenido otra forma de solucionar su conflicto.

Os aseguro que pensaríais de otra manera si tuvierais al lado un país que es una gran base militar norteamericana pendiente todo el día de vuestros movimientos porque en el fondo no les gusta vuestro sistema político que, además vosotros como población norcoreana no habéis elegido y si vais en contra de él podríais acabar en un campo de trabajo.

Y más preocupados estaríais si vivierais en la incertidumbre de saber qué pasará cuando a las grandes chaebols, y empresas del capitalismo decidan que una reunificación coreana "a su manera" (¿guerra?) es lo más adecuado para una mejora económica, y que los ciudadanos norcoreanos sólo sois muñecos en este juego de dinero y grandes potencias mundiales.

Bueno, vosotros, como buenos súbditos comunistas, esclavos del sistema comunista y de la dictadura de turno no sabríais realmente nada, al igual que desconoceríais casi todo del exterior y sólo veríais en TV aquello que os dejan que vean. Pero creerme cuando digo que los grandes dirigentes y generales norcoreanos tienen motivos suficientes como para tener miedo, y que su desarrollo nuclear, igual que otros países que también tienen bombas nucleares como Rusia, China, Francia, Israel, EEUU, o India, es todo para su propia defensa previniendo una invasión al más puro estilo Iraq, como le gusta a los EEUU.
En esta situación no os equivoquéis. Aquí no hay buenos o malos, como decía, son todos malos o muy malos.

Malos los norcoreanos por su desarrollo nuclear mientras tienen grandes hambrunas y necesitan de la ayuda humanitaria. Malos por llevar a su pueblo a la miseria aunque no les quede otra.
Malos los surcoreanos por acabar con la "Sunshine policy" y cualquier intento dialogado de reunificación. Malos por hacerse más beligerantes con su propio pueblo (los norcoreanos y surcoreanos son EL MISMO pueblo). Malos por preferir hacerse fuertes militarmente y hablar de guerra cuando 14 millones de surcoreanos han votado lo contrario.

Pero peores aún los estadounidenses que tienen sus bases, que mueven sus bombarderos y submarinos nucleares. Malos los que tienen más armas de destrucción masiva que nadie, los que tienen guantánamo y otras bellezas. Muy malos los que tienen a la cabeza a un premio Nobel de la paz que todavía no ha dicho NADA de paz en todo este asunto. Muy malos, no, horribles, los que controlan militarmente todo Asia pacífico en nombre de la paz y la libertad pero siempre con el uso de las armas, de las bombas atómicas o del napalm. Horribles no, deleznables los que crean conflictos lejos de su país donde su población nunca sufre y donde los que sufren siempre son los inocentes de otros países. Desalmados que ponen en primera linea de la muerte a los ejércitos del lugar para luego llegar ellos como salvadores. Malos unos y malos otros, el panorama no es muy favorable que digamos.

Cuando me preguntan si me da miedo Corea del Norte siempre digo que realmente me dan más miedo los EEUU, ya que ellos solos son capaces de provocar guerras. Porque ellos son responsables directos e indirectos de muchas guerras y muertes y porque yo sí sé lo que quieren los norcoreanos, su tranquilidad y su libertad de vivir en su mundo con sus misiles para defenderse de ellos. Pero no sé cuáles son los intereses reales de EEUU en todo esto, aunque puedo intuirlos, sobretodo después de que China haya condenado a Pyeongyang por los ataques y los haya dejado con el culo al aire, dando a entender que no le importa lo que suceda con Corea del Norte aunque siempre diga que la situación está bien como está porque no quiere una reunificación coreana. Miedo, porque ya sabemos que siempre que ocurre algo triste como una guerra los que más sufren son los civiles, los niños, las mujeres, la población más débil y sobretodo, los más inocentes que no tenemos culpa de nada, que hacemos nuestra vida al margen de todos estos politicuchos, que nos dan igual sus ideas materialistas de riqueza, explotación y dinero aunque sea a costa de la vida de inocentes, que no tenemos nada que ver con su terrorismo mundial, y que sobrevivimos como podemos en los sistemas de mierda que ellos dirigen robando dinero al pueblo, sea aquí o allí arriba en Corea del Norte, porque al final la casta política que dirige los destinos del mundo no se diferencia ni en el color de las heces. Todos son iguales.
¿Qué puede suceder a partir de ahora?

Puede suceder cualquier cosa. Aunque obviamente los escenarios posibles son dos: que haya guerra o que no la haya. No me gusta jugar a pitoniso, pero si he de decantarme por algo diría que el hecho de que haya una guerra, pese a la alta tensión existente actualmente me parece algo difícil de creer, pero pasar, puede pasar, al fin y al cabo es algo que no depende de los ciudadanos porque si por los ciudadanos de Corea del Norte y del Sur fuera, estoy segurísimo que nadie, absolutamente nadie, querría tal majadería.

Si hay guerra. En este contexto pueden ocurrir dos cosas. Que Corea del Norte ataque sin precedentes las bases americanas en Corea del Sur, Hawai y Guam. Algo que se me antoja difícil de creer por la consiguiente respuesta contundente que recibirían desde el primer momento. Es algo que ni ellos mismos desean hacer ya que siempre dicen que tiene que haber un motivo que desencadene todo. El problema puede venir con "ese motivo". Suponiendo que esto sucediera es el peor escenario posible y los daños serían irreparables. La única solución para la gente sería intentar huir del país y refugiarse donde se pueda, quien pueda. Pero como digo, es algo que resulta difícil de creer, y es algo que nadie en Corea del Sur espera.

El otro contexto en caso de guerra es que EEUU se invente "un motivo" para atacar ellos primero sin precedentes. Teniendo el visto bueno de la ONU en una situación incluso forzada podrían entrar, cual elefante en una cacharrería, y arrasar Corea del Norte con total impunidad. Con lo lamentable que sería dicho acto para la población civil norcoreana. ¿Alguien ha pensado realmente en la población civil norcoreana? Hay mucha gente que estaría de acuerdo con que se llevara a cabo esta acción. Me imagino que es gente sin corazón, sin escrúpulos y sin miramientos. Gente que quiere acabar con el enemigo aun a costa de víctimas inocentes es gente que me merece el mayor de los desprecios. Normalmente siempre lo he oído decir a gente que no vive en Corea, es lógico por otra parte, ponerse a pontificar cuando tu culo no está en peligro.

Si no hay guerra. Pueden ocurrir hasta tres situaciones. Una primera situación que llevaría a una escalada de conflictos y desembocara todo en otro ataque a otra isla, en otro buque hundido, y se rompan relaciones totalmente sine die hasta que se llegue a algún tipo de acuerdo, como ha pasado desde 2010 hasta ahora. O que se vuelva al armisticio y hasta que no haya una coyuntura política mejor no se retome la idea de una paz real.

La segunda situación es que a través de la escalada de conflictos se llegue a un diálogo definitivo para poner fin a la situación y conseguir así una paz duradera. Esto sería lo más deseado por todo el mundo. Que los norcoreanos desmantelaran su armamento nuclear a cambio de que los militares de EEUU se vayan de Corea del Sur, mediante un pacto que aseguraría la continuidad del régimen norcoreano y caminando juntos hacia una reunificación muy a la larga. Y yo creo que esto es lo que quiere toda la población de cualquier país. Los EEUU, la clase dirigente y los grandes empresarios no lo creo.

La tercera situación es la que puede darse y no sé. Quizá una mezcla de ambas, o cualquier otra sorpresa que pueda depararnos la vida.

Por supuesto, ni que decir tiene, para mí la mejor propuesta es que toda esta tensión sirva para llegar a un acuerdo de paz indefinida. Que se ayude a la población de Corea del Norte, que se respete su derecho a existir como país, aunque sea un régimen que no guste. Porque el único medio de conseguir y cambiar las cosas es mediante el razonamiento y la palabra. No hace muchos años atrás se podía viajar a Corea del Norte desde el Sur, a dos puntos concretos. Se abrió el complejo industrial de Kaesong. El líder norcoreano dio su palabra de terminar con sus intereses nucleares. Incluso se llegó a estar juntos en unas olimpiadas y en un campeonato de tenis de mesa bajo un mismo himno y una misma bandera. (Korea As One, de lo que hablaré otro día). Y se respiraba paz y tranquilidad en ambas Coreas y el resto del mundo. Era así hasta que llegaron Bush y Lee Myung Bak, y todo acabó. ¿Por qué no podríamos volver a ese camino lento pero de respeto y paz hacia una futura reunificación? Por desgracia es algo que no está en nuestras manos, sino en las de unos locos.

Para los que quieren saber cuál es la situación actual en Corea puedo decirles que es de total tranquilidad. Tal y como ya escribió Ivan en Korea en su entrada, y a no ser que suceda algo que realmente sea un acto bélico, la escalada de violencia verbal es algo a lo que el pueblo surcoreano está acostumbrado.
También mucha gente me pregunta sobre venir a Corea de viaje o a estudiar en los tiempos que corren. Yo vuelvo a repetir que dudo mucho que pase algo, pero hay cosas que no se pueden descartar que ocurran, así que eso debe entrar en la conciencia de cada uno y en su propia libertad.


Fuente: paelladekimchi.com

sábado, 30 de marzo de 2013

Imagen didáctica: Los colores, significado y usos.



Fuente: Clínica de Armonización Natural.

Crea un horno solar hecho de barro.

¿Alguna vez haz pensado en preparar tus alimentos sin utilizar fuego ni electricidad?
Hay quienes no comen nada que haya pasado por alguna de estas dos fuentes de energía (los crudívoros o rawists), en ocasiones por motivos que se cruzan con algunos preceptos religiosos. Otros simplemente podrían pensar que en el sol hay energía suficiente —y desaprovechada— que bien podría destinarse a la cocción de los aliementos.
Sea como fuere, compartimos una forma de cocinar con la ayuda de la luz solar y el barro, construyendo un práctico y lindo horno.

Paso 1

Excavación.

Paso 2

Construye una base con piedras y cemento.

Paso 3

Una vez que se haya secado la base coloca una masa de barro y paja.

Paso 4

La base de barro y paja se hizo con hormiguero convencional y se compacto con los pies.

Paso 5

Levanta los muros del horno con la mezcla de paja y tierra con una medida de 70 x 110 x 80 cm

Paso 6

Colocación del marco de madera a unos 20 cm.

Paso 7

Coloca una especie de anchos de fierro en el marco de madera para que se sujete a los muros del horno.

Paso 8

Instala el marco de madera

Paso 9

Con el barro que te sobro alisa las paredes del horno y el interior.

Paso 10

En la parte superior de tu horno donde cocinaras coloca un aislamiento con aglomerado de corcho.

Paso 11

Una vez colocado el corcho pon el acabado del interior con aluminio reciclado de imprenta.

Paso 12

Coloca una tapa de cristal óptico

Paso 13

Al terminar el horno de barro este puede llegar a alcanzar una temperatura de 100° centígrados y con un reflector externo se logran los 120° grados.



Fuente: ecoosfera.com