viernes, 25 de abril de 2014

Muriendo a cada instante, por Emilio Fiel.




Sin librarnos del miedo a la muerte no hay verdadera libertad, ni capacidad para disfrutar plenamente de la existencia. Todos los miedos (a la locura, al sexo, al amor, a la violencia ajena, al abandono) derivan de este miedo básico. Hay quien se acobarda ante estas situaciones citadas, pero también hay quien tira hacia adelante con cierta agresividad producida por su defensa ante el enemigo. Ambas reacciones son inconscientes, pero el segundo no se detiene, cuando siente la parálisis del temor se obliga a avanzar hacia la nube oscura que le aterroriza. Hay una tercera manera, más sabia, que es asumir el miedo como maestro que nos refleja con bastante exactitud, reconocerlo con todas sus consecuencias sin querer destruirlo, aceptando vivir peligrosamente y sabiendo que hoy es un buen día para morir.

La muerte ha muerto. Se ha convertido en nuestra amante más orgásmica, en la que nos disuelve de todas las limitaciones, de todo lo que es irreal en esta vida. Todo el que quiere vivir tiene que aceptar la disolución final, porque negarse a ella es negar la fuerza misma y la intensidad de la vida. Es hora de afirmar la libertad de querer vivir, de ser nosotros mismos, de disolver los fantasmas sociales que nos impiden respirar y afrontar la realidad cara a cara. Basta de caretas y de imitaciones para mostrar nuestro rostro verdadero. 

Hay que saltar fuera de las vallas que encierran lo que somos, fuera del academicismo y de la intelectualidad exacerbada. Los demás no pueden ser nuestro centro, por eso hay que correr el riesgo de ser rechazados y saltar fuera de las normas sociales y educativas.
Aceptarnos sin complejos, en su totalidad, al margen de lo que digan los demás para esconder su propia cobardía. Así el ego pierde su fuerza y el miedo a la muerte (que es el miedo del yo a abandonar el control y a disolverse) desaparece.

Somos hombres que vamos a morir y eso nos iguala sin remedio, simplemente hay quien no quiere verlo y quién mira cara a cara esta realidad y aprovecha cada instante que le queda para experimentar y crecer. Deja las cosas y los conocimientos y mira dentro de ti, así el miedo ni siquiera podrá nacer. Se hace lo que toca ahora y fin. La muerte es amiga ¿qué hay que temer? Ella es la única compañía que podemos encontrar un día a través del riesgo de vivir, así que mientras tanto avanzamos sin tregua. Nadie puede vencer a un fantasma inexistente, así que hay que hacer aikido con el miedo, sin huir nunca de su presencia, y seguir el paso marcado hacia el amor y la libertad. De otra manera el miedo nos persigue siempre desde la sombra y nos condiciona en cada momento.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


Fuente: Emilio Fiel (emiliofiel.com)

jueves, 24 de abril de 2014

Descarga manual gratuito: "Plantas y frutos silvestres comestibles".





"Plantas y frutos silvestres crecen de forma natural y espontánea y aportan a nuestro organismo elementos nutritivos de alto valor biológico, vitaminas, sales minerales y otras muchas sustancias activas de propiedades preventivas y curativas, que en su inmensa mayoría, están todavía por descubrir.

Las plantas silvestres tienen más vitalidad y mejor calidad biológica además de poseer mejor capacidad de adaptación al medio, que las de cultivo. Esta cualidad de la que gozan los vegetales consiste en que se adaptan a las condiciones especiales y ambientales del habitad donde crecen. Ofreciendo los nutrientes y los elementos protectores más adecuados para los lugareños de su zona, siempre que crezcan sin sufrir grandes daños a causa de los fertilizantes químicos y fumigaciones tóxicas, como los pesticidas.

Las plantas y otros alimentos autóctonos nos protegen de todas las influencias negativas debilitadoras (bacterias patógenas, radiación y contaminación ambiental etc.) Pero especialmente las plantas silvestres y también las de cultivo ecológico conservan además de mejor calidad nutricional y terapéutica una huella energética propia de cada especie (esto es, su radiación específica, que como se demostró con la fotografía Kirlian, poseen todos los seres vivos). Esta radiación especial no se destruye, aun después de haber cocinado los alimentos y es mayor y de mejor calidad cuanto más silvestre y menos manipulada es la planta.

Por otro lado las plantas de nuestra zona tienen un rastro de los tóxicos absorbidos del ambiente y del suelo que puede actuar como información útil para el sistema inmunitario de manera similar a la medicina homeopática, generando los anticuerpos necesarios para protegerse de esos tóxicos que proceden de las inmediaciones (Fabricas, vertidos, fumigación, etc.) Siempre que no estén expuestas a focos contaminantes directos, como por ejemplo una planta que crece en un reguero de vertidos industriales.

En relación con este asunto, “recientes descubrimientos sobre los efectos de la exposición oral sobre las funciones inmunológicas sugieren que los grandes cambios en la producción, transporte, preparación y consumo de alimentos en el mundo, en los últimos 50 años, pueden estar incrementando la evidencia y la gravedad de los desórdenes del Sistema Inmunitario.

Investigaciones sobre la conexión de la dieta y la función inmunológica (inmuno-nutrición) sugieren maneras de reducir desórdenes inmunológicos mediante cambios en la dieta como consumir alimentos completos, preferentemente no procesados, lo más naturales posible y procedentes de los alrededores de donde se vive”. (Richard A. Cone: es biofísico en el Departamento de Biofísica de la Universidad de John Hopkins de Baltimore, USA).

Por todo ello, es interesantísimo consumir lo más posible vegetales de la zona donde vivimos."


Este cuaderno ha sido realizado por César Lema Costas (Doctor en Biología) para A.N.D.R.E.A (Asociación Nacional para la Defensa, Recuperación y Estudio terapéutico de la raza Asnal). 

La mayor parte de la información ha sido traducida de la página web: http://www.pfaf.org/, (donde se pueden consultar las referencias bibliográficas), otra es fruto de la experiencia de más de 20 años degustando plantas y frutos silvestres.

Los ingresos obtenidos por los cuadernos se donarán a la Asociación, inscrita en el Registro Nacional de
Asociaciones con número: 585860, Tfno: 669050970, correo electrónico: andreaasociacion@yahoo.es.
Nuestro agradecimiento a Jonh Kerr por permitirnos publicar esta información.


Fuente: César Lema Costa vía dawamoru.blogspot.com.es

martes, 22 de abril de 2014

Yoga ocular, salud para tus ojos. Conferencia, recursos y descripción del método, por la Dra. Laura Quiles.


Imagen de la conferencia impartida por la Dra. Laura Quiles en la Feria Biocultura Valencia 2014, que tuvo lugar los días 7,8 y 9 de Marzo de 2014 en Valencia.



Artículo de la Dra. Laura Quiles:


YOGA OCULAR, SALUD PARA TUS OJOS.

Si un día al salir de nuestra casa descubriésemos que más de la mitad de las personas con las que nos cruzáramos al pasear caminan con ayuda de muletas ¿acaso no nos resultaría algo extraño? Si además quienes llevasen estas muletas, no sólo lo viesen como algo de lo más natural, sino que además se preocupasen cada año de cambiar el color y el diseño de moda de sus muletas ¿no nos extrañaríamos aún más? Sin embargo, algo similar ocurre todos los días a nuestro alrededor sin que ni siquiera nos inmutemos. Prueba a contar, si estás en un lugar público, cuántas personas a tu alrededor llevan gafas para ver o para leer, seguro que descubrirás que ¡más de la mitad! ¿Es que acaso el ser humano es un animal con un mal diseño anatómico ocular por naturaleza? ¿En qué momento de nuestra vida aceptamos como natural el uso de prótesis visuales? ¿Acaso nuestros ojos están tan mal adaptados a nuestro cuerpo que lo normal es, incluso ya de niños ayudarnos de lentes para poder ver? ¿No sería más lógico pensar, que es nuestro propio estilo de vida el que puede estar afectando y viciando a lo largo de años y años de malos hábitos de visión y lectura, nuestra función visual? Quizá resulte más cómodo aceptar de forma pasiva la disminución de nuestra agudeza visual y buscar soluciones rápidas que no requieran nuestra iniciativa y voluntad de cambio, lo más sencillo es depender de por vida de una prótesis para poder ver ¡y que además esté a la última moda!

Aceptemos pues, que puede haber algún factor en nuestro estilo de vida que esté afectando a la correcta visión. Y que si se consigue la corrección del mismo, sea posible también la recuperación de la visión perdida. Pensemos en una persona que ha sufrido una fractura en una pierna, tras haberse visto obligada a llevar una escayola durante al menos un mes, cuando trata de volver a caminar descubre que la pierna que estuvo rota ha perdido fuerza, los músculos se encuentran atrofiados, debilitados, tanto le cuesta mantenerse en pie al principio, que necesita ayudarse de sus muletas. Sin embargo, vemos diariamente como poco a poco, con ayuda de los ejercicios de fisioterapia adecuados, la función y la fuerza perdida en su pierna, va recuperándose hasta volver a la normalidad. Tan adaptable y elástica es la materia de que está hecho nuestro cuerpo. ¿De qué materia rígida y estática habrían de estar formados nuestros ojos para que no fuera posible en ellos la recuperación y rehabilitación de una función visual perdida? ¿Es que acaso hay en ellos algún elemento que los hace rígidos al cambio? ¿No fue cuando perdieron vista que su estructura y función se fue modificando hacia peor? Si los ojos pudieron empeorar, del mismo modo, con una reeducación y rehabilitación adecuadas, habrían de ser capaces de mejorar. La recuperación visual podría definirse así, como un método de recuperación y rehabilitación de la función ocular deteriorada tras años de incorrectos hábitos de visión.

Partiendo de la base de que es posible la recuperación de la agudeza visual perdida, quizá la primera pregunta que se habría de resolver es cuál es el origen de la pérdida. ¿Por qué los ojos han visto desaparecer poco a poco su frescura y agilidad iniciales? ¿Qué factores en nuestro entorno y en nuestro modo de vida los han ido debilitando y agotando?

Pensemos en los primeros años de nuestra vida, cuando el niño mira y ve la riqueza de formas, colores, brillo, contrastes y movimiento en total apertura y goce de la sensación visual, tal y como podría ocurrir en el disfrute de los demás sentidos, el placer de dejar fluir el sonido de la música, la percepción evidente y clara del tacto de la hierba o la inundación de nuestro paladar por el aroma y sabor de una fresa. Es más tarde cuando la estructura de los pensamientos y los conceptos se afianza, cuando dejamos de percibir pasivamente las imágenes para pasar a buscar conceptos mentales con la mirada, dejamos de ver para comenzar a mirar con nuestra mente. Ya no volveremos a captar el color la forma y el brillo recortados por el contraste de las hojas, sino que buscaremos el concepto del árbol al que miramos. Los ojos quedan entonces ligados al proceso mental de forma irreversible, serán el instrumento de nuestros pensamientos, la mayor fuente de búsqueda de información, quienes guiarán nuestras manos. El sentido de la vista es pues, el que más ligado se encuentra a nuestro proceso mental. Y sin embargo, tan mentales como son nuestros ojos, son también la zona más silenciosa y muda de nuestro cuerpo. Pensemos por un momento en llevar toda nuestra atención sensible a percibir la forma, el volumen y el peso de nuestro pie derecho, con un pequeño esfuerzo de concentración es fácil percibir el contacto del calcetín y dibujar en la mente el contorno de su piel tan suave. Del mismo modo se podría hacer con cualquier parte del cuerpo, hasta que llegásemos al escollo de los ojos, quizá no haya otra zona del cuerpo que sea más difícil de captar por nuestra mente. Precisamente por ser los ojos nuestros órganos más mentales.

Y si tan solo fuese la inconsciencia sensible a nuestros ojos la consecuencia de su estrecha unión con la mente... Nuestros ojos son por desgracia la principal diana a donde se dispara toda nuestra tensión mental y emocional. Tensión que además pasa totalmente inconsciente a nuestra atención sensible. Una situación de tensión crónica que va debilitando, contracturando y atrofiando los finísimos y delicados músculos que controlan los movimientos de nuestros ojos.

A todo esto le podemos sumar el agravante de que la mayor parte de nuestra vida discurre en la ciudad a distancias máximas de visión lejana de unos 8 metros, y esto en el mejor de los casos. ¿Cuándo fue la última vez que disfrutaste de una puesta de sol, o de la silueta recortada de un árbol lejano sobre el lomo de una montaña? Y sin embargo ¿cuántas horas del día de hoy has empleado en leer, escribir ya sea a mano o delante del ordenador, o viendo la tele? La visión cercana mantenida obliga a los ojos a un elevado esfuerzo de convergencia ocular. Y esto se suma al proceso de contractura y atrofia por tensión mental de los finísimos juegos musculares de nuestros ojos. Toda nuestra vida discurre prácticamente en visión cercana desde el momento en que aprendemos a leer.

A la tensión ocular crónica (ya sea por tensión mental-emocional, o por visión cercana mantenida) se suma el agotamiento de nuestra retina sometida a largos periodos durante el día a luz artificial o emisión por pantallas de ordenador. Todos estos factores podrían hacernos pensar en que puede que no sea tan natural como pensamos perder progresivamente agudeza visual, sino que algún factor ambiental y nuestro estilo de vida están afectando a la correcta función de nuestros ojos.

Los diferentes defectos visuales pueden sintetizarse en su origen en: defectos de la forma del globo ocular (con un eje antero-posterior corto en la hipermetropía, o más largo de lo normal en la miopía), carencias en la acomodación a las diferentes distancias del cristalino (presbicia o vista cansada), opacificación del cristalino (cataratas), anomalías en la curvatura de la córnea (astigmatismo), defectos de la visión binocular (ambliopía o ojo perezoso, estrabismo), defectos de la presión intraocular (glaucoma) y degeneración retinal (degeneración macular, retinopatía diabética). En general, como única solución a los diferentes defectos se ofrece bien el uso de por vida de lentes, bien la entrada al quirófano. Sin embargo, con un programa de reeducación ocular es posible corregir todos los defectos visuales, a excepción del glaucoma, las cataratas y los problemas de retina, que sin embargo quedarían beneficiados por un método de recuperación visual en colaboración con un tratamiento médico convencional.

Desde la medicina oficial se acepta que como único sistema de acomodación de la visión a las diferentes distancias de los objetos, el ojo dispone de los cambios de forma y refracción del cristalino, una pequeña lente biconvexa situada tras el iris y suspendida por los finísimos músculos ciliares, responsables de sus cambios de curvatura. De modo que las carencias del cristalino son suplidas bien con lentes artificiales (gafas o lentillas) o bien con incisiones que cambien la curvatura de la córnea (queratotomía, lasic). Del mismo modo se solucionan los problemas derivados de la forma ocular (miopía, hipermetropía y astigmatismo). Sin embargo, si concebimos el globo ocular no como una estructura esférica y rígida como una pecera, sino como una estructura elástica y adaptable, configurada y modulada por los juegos de contracción y relajación de los finísimos músculos oculares que rodean al globo en su cuenca ocular, podemos llegar a la conclusión de que en la acomodación no solo interviene el juego de refracción del cristalino, sino que también todo el globo ocular es flexible y cambia de forma y se adapta automáticamente para conseguir una perfecta acomodación. De modo que la tensión crónica de nuestros músculos oculares es la responsable de que esa elasticidad y adaptabilidad del globo se vaya perdiendo, en detrimento de la acomodación, hasta la aparición del defecto visual.

De este modo, el objetivo de un método de recuperación visual se centra en la recuperación de la elasticidad del cristalino, pero también en la reeducación de los juegos musculares que permiten la adaptabilidad de todo el globo ocular. Y para ello, lo primeramente necesario es la eliminación de las causas de la tensión muscular crónica ocular. En un primer nivel de recuperación, se presta especial atención a la sensibilización, a la recuperación de la atención sensible a los propios ojos, olvidados cotidianamente. Se trata de aprender a mirar a los ojos cuando los ojos miran. Solamente con una fina atención es posible llegar a sentir los ojos y la tensión a la que se encuentran sometidos. Únicamente llevando a lo consciente la tensión muscular ocular es posible trabajar en su desaparición. Y cuando al fin los músculos oculares se encuentren libres de tensión y agotamiento, entonces será posible tonificarlos y reeducar sus juegos automáticos de contracción y relajación para la visión lejana y para la adaptabilidad de la forma del globo ocular. Una vez recuperados los correctos hábitos de visión, y lo más importante, tras haberlos interiorizado de forma consciente, la tensión que originó nuestro defecto visual no podrá volver a anidar en nuestros ojos, que recuperarán la frescura y alegría, liberados ya de la esclavitud de las gafas.

BIBLIOGRAFÍA y direcciones de interés:

Palomar Manuel. Curso práctico de recuperación visual. Ed. Kaicrón. Buenos Aires, 2004.
Bates W. H. El método Batespara mejorar lavisión sin gafas. Ed. Paidós. Barcelona, 1994.
Passebecq André. La salud de tus ojos. Ed. Sertebi. Barcelona, 1981.


Información del método:

¿Por qué le llamamos yoga ocular?

Porque se entiende que la causa principal de la perdida de visión es la tensión mental y física, y el yoga ocular tiene como objetivo la distensión de ambos.

El yoga ocular que se imparte en el Centro de Yoga Aurobindo funciona con un método propio desarrollado a partir del universalmente conocido método Bates, pero con aportaciones incorporadas a lo largo de 20 años de impartición a 80 grupos.

Sus ejes principales son la nutrición y purificación, la distensión ocular, el cultivo y desarrollo de la sensibilidad ocular y visual, el aumento del tono vital y muscular y la agudeza de acomodación.

Destaca porque es un método objetivo con resultados mesurables y por el énfasis puesto en la adquisición de buenos hábitos visuales con los que se garantiza que la agudeza recuperada no se pierda.

Es una línea terapéutica, utilizada por la Psicología Aplicada, con el fin de reducir e incluso eliminar los defectos visuales relacionados con la acomodación y convergencia oculares. (Ordinariamente las técnicas más utilizadas tienen como base las creadas por el Dr. William H. Bates).

Consiste en:

Un conjunto de ejercicios físicos que permiten fortalecer y relajar la musculatura ocular y corregir sus posibles vicios.

Toda una serie de hábitos de higiene, cuidado y educación de la visión que la protegen y potencian.

Objetivo:

El objetivo de su práctica es la obtención de una creciente distensión y conciencia ocular, así como de una correcta estimulación y purificación de la fisiología ocular.

Se han realizado versiones de cursos de recuperación visual cuya duración varia entre los 3 y 6 meses, y en los que se asegura a los alumnos la obtención de tres objetivos:

1º.- Mejora de su agudeza visual.
2º.- Conocimiento y dominio de los ejercicios técnicos que la harían posible.
3º.- Adquisición de una sensibilidad mayor y nuevos hábitos con que mantener la agudeza adquirida y reconocer de inmediato cualquier causa circunstancial que afecte negativamente a la visión, para contrarrestarla.

Su finalidad última persigue la eliminaciónde todo tipo de defecto visual, hasta la consecución de la visión perfecta

¿Para qué sirve? ¿Para quiénes?

El yoga ocular está enfocado a la recuperación de todo defecto visual: miopía, hipermetropía, astigmatismo, estrabismo, presbicia, ambliopía.

Ordinariamente esta abierto a edades comprendidas entre los 7 y los 75 años, aunque excepcionalmente han sido admitidos niños menores, cuando se han presentado con problemas de estrabismo. Los niños mejoran más rápido, sobretodo si están bien motivados y se aplican con atención a lo que hacen. Las personas mayores aunque siguen un proceso de recuperación mas lento, cuentan a su favor con mas disponibilidad de tiempo.

Beneficios y resultados:

Recuperación de la agudeza visual.

Los resultados en este método se cuantifican mes tras mes a lo largo del curso. Los resultados son siempre de notorio progreso: en los cursos de tan sólo 3 meses de duración se llega a alcanzar una media de recuperación de 43 a 47 centésimas de visión. El rango de deficiencia de los alumnos asistentes oscila ordinariamente entre 1 y 10 dioptrías. El curso es válido para todo tipo de deficiencia visual (miopía, hipermetropía, astigmatismo, estrabismo, presbicia, ambliopía).

El consejo a los alumnos es el de asistir a cursos sucesivos, hasta que la agudeza visual se haya recuperado totalmente.

En cuanto a la estabilidad del progreso, los testimonios espontáneos de muchos alumnos indican que, pasados los años, la mejora persiste.

Otros beneficios:

Los alumnos gozan, conforme practican las tablas del curso, no solo del beneficio directo de una mayor agudeza visual, sino también del desarrollo de una mayor conciencia corporal y sensibilidad general. En definitiva una mayor conciencia de si, seguridad, distensión ocular y mental y eliminación de tensiones y estrés.

¿Cómo funciona?

Los ejes principales del método:

Los ejes del método se integran armoniosamente en el diseño de las diferentes tablas de ejercicios.

1. Nutrición. Comer para tus ojos.Tu agudeza visual depende en gran medida de las necesidades de vitaminas y minerales.
El déficit nutricional puede ser causa de disminución de la agudeza visual, desordenes de los movimientos oculares, inicio y empeoramiento de la presbicia, la miopía y el estrabismo. De especial importancia son los antioxidantes, protectores del estrés oxidativo (vitamina A, C, E, Zinc y Selenio).

2.Purificación. Clara visión, cuerpo limpio.Los ejercicios de purificación permiten una mayor irrigación sanguínea de la zona ocular y del ojo, eliminan impurezas de los epitelios cercanos a los ojos y producen distensión celular que facilita el intercambio metabólico.

3.Distensión. Los ojos ven mal porque están tensos.Los ojos ven mal porque están tensos y forman parte de un cuerpo tenso. El desbloqueo general supone eliminar nudos aprisionadores de energía mental y psíquica.
Para muchos el método ha supuesto un cambio radical en su vida y conducta, al sentirse vivos y conscientes del cuerpo, con mas confianza y apertura.

4.Tonificación. Los ojos estresados están débiles.El método pretende desarrollar una musculatura ocular fuerte y elástica. Los músculos voluntarios, han de responder a las finísimas reacciones reflejas de acomodación y convergencia que les exige la retina. Pero si los ojos están tensos, sus músculos, más débiles y carentes de cierto tono y elasticidad, no pueden realizar movimientos precisos.

5.Acomodación. Reeducando la correcta visión.Los ejercicios de acomodación son de capital importancia. El método aplica ejercicios que facilitan la respuesta justa de los ojos a cualquier estímulo.

6.Sensibilidad. Mirada consciente, ojos sensibles.El desarrollo de la sensibilidad discriminativa ha de cultivarse en la atención a los propios ojos, aprendiendo a notar su vida, ritmos y demandas. La sensibilidad crítica evaluará la respuesta ocular inmediata en cualquier situación. Para ello, la atención se enfoca más al propio ojo que a lo que el ojo ve.

7.Hábitos. Ganar y no perder.¿Tendré que practicar ejercicios para los ojos durante toda mi vida? No. Una vez terminado el proceso de reeducación visual, la sensibilidad y los hábitos adquiridos en la visión correcta nos protegen de recuperar antiguos vicios y tensiones en la visión, causa principal de perdida de la agudeza visual.


Vídeo de la conferencia:

Recuperación visual a través del yoga ocular, por Laura Quiles.


Recuperación visual a través del yoga ocular por Laura Quiles en la Feria BioCultura Valencia 2014, que tuvo lugar los días 7,8 y 9 de Marzo de 2014 en Valencia.
Laura Quiles Guiñau. Médica colaboradora de la Casa de Reposo de la Fundación Los Madroños.
Organiza: Casa de Reposo-Escuela de Salud Fundación Los Madroños. www.casadereposo.com


Vía yogaocular.com y Mindalia TV.

jueves, 17 de abril de 2014

La llave del sueño de Homer, el masaje carotídeo.




Hace unos días, mientras veía mi ración diaria de Simpsons durante la hora de la comida, observé una cosa que me llamó la atención. Se trataba de la escena en la que Homer comienza a usar a diestro y siniestro una técnica llamada “La Llave del Sueño”. Lo que hacía era básicamente pellizcar a un lado del cuello y a los pocos segundos el sujeto quedaba inconsciente. Y tras unos cuantos minutos volvían a recuperar el conocimiento.

Me llamó la atención porque, aunque la forma en la que aplican la técnica es incorrecta, la llave del sueño existe. Además de utilizarse en varias artes marciales (Judo y Jiu Jutsu por ejemplo) esta técnica se hizo muy famosa porque se utilizan contínuamente en los combates de lucha libre. Y también es una de las llaves que enseñan a la policía (al menos la de Estados Unidos).

La llave del sueño es, en realidad, mucho más aparatosa y agresiva de lo que aparece en la serie. En la siguiente fotografía la podemos ver:



Aunque realizarla y hacer que funcione es bastante fácil. No se requiere mucha fuerza, ya que (aunque no lo parezca) la intención no es asfixiar a la persona. Esto requeriría mucho más tiempo, fuerza y podría conllevar daños en la tráquea.

Lo que se consigue básicamente es interrumpir casi todo el flujo de sangre que llega al cerebro. Y digo que es más fácil de lo que parece porque se hace uso de una de las particularidades de la región anatómica donde se presiona, el seno carotídeo. Y aquí es donde yo aprovecho para relacionar la medicina con esta técnica tan bestia y tratar de mostrar que incluso ésta puede resultar beneficiosa si se aplica de una forma especial. Y es que, aunque no lo parezca, los médicos utilizan una versión suave de la llave del sueño, que es paradójicamente justo la que utiliza Homer en el episodio que hace de guardaespaldas. Pero antes de explicarlo con detenimiento, mejor aclarar qué tiene de especial esa región del cuello.

Las arterias carótidas (no venas, como ponen en algunos periódicos) son las principales arterias que irrigan al cerebro. Salen de la aorta y suben por los laterales del cuello hasta la cabeza para ya dar una gran cantidad de ramas.


Como el cerebro se encuentra irrigado por estas arterias principalmente, cuando se da el bloqueo de éstas o no llega suficiente sangre por alguna otra razón, se produce la pérdida de consciencia o síncope.

Cuando se efectúa la llave del sueño lo que se hace en realidad es comprimir los músculos que rodean a las carótidas y con ello bloquear el paso de sangre. Pero además la arteria carótida común tiene una dilatación que la hace bastante especial. Se trata del seno carotídeo y las paredes son muy delgadas, lo que hace que al ejercer relativamente poca presión se pueda bloquear el vaso. Además justo en esa zona hay una gran cantidad de receptores de presión. Cuando detectan que ésta ha aumentado por cualquier cosa envían señales a través del sistema nervioso parasimpático al corazón para que lata más lentamente.

De normal, cuando hay un aumento de presión en esa zona significa que hay demasiada sangre y por ello el corazón actúa en base a eso latiendo con una frecuencia menor y así regular la irrigación. Sin embargo, con la técnica de la llave del sueño lo que hacemos es “engañar” al corazón haciéndole creer que hay demasiada sangre en las carótidas, cuando justamente lo que estamos haciendo es bloquearlas.

Al final, la suma del bloqueo de las carótidas más el enlentecimiento del corazón hace que la irrigación cerebral se interrumpa en unos pocos segundos. En 8-10 segundos dejamos K.O a la persona. Si el tiempo que hemos estado haciendo el bloqueo de las carótidas es corto, el sujeto puede recobrar la consciencia en medio minuto. Si estamos mucho tiempo, tardará más en recobrar la consciencia. Y si alguien se pasa de tiempo puede matarla por haber estado el cerebro mucho tiempo sin irrigación (sin riego, vamos). Aún así la llave del sueño es segura y eficiente si se hace en unos pocos segundos, todo lo que sea superar el medio minuto ya conlleva ciertos riesgos.

En medicina lo que utilizamos es una “llave del sueño” suavecita, llamada masaje del seno carotídeo. Se presiona durante cinco segundos en una de las carótidas.




Como podemos ver, lo que Homer hacía no era la Llave del Sueño, ¡Estaba haciendo un Masaje del Seno Carotídeo en toda regla!

Lo que buscamos no es dejar fuera de combate al paciente (aunque quizás alguno se lo hubiera planteado) si no que lo buscamos para dos cosas:

1. Ver si hay una alteración del seno que lo hace hipersensible. En abuelitos es muy frecuente que cuando se activa el seno por presión, inmediatamente el corazón lata más lentamente y enseguida se pierda la conciencia.

2.Para “frenar” temporalmente un corazón que por alguna razón late mucho más rápido de lo que debería. Esto es muy efectivo cuando la causa es puntual.

De esto se deduce que si el seno es normal, nunca se producirá un desmayo por utilizar esta técnica. Y si se produce, como se suele hacer con el paciente acostado, no suele tener más repercusión que una pequeña siesta de unos segundos e indicará que tiene el seno hipersensible.

A ver si ahora con este post alguien va a aprovechar para ir haciendo llaves del sueño a quién se presente para dejarlo K.O, no me sean malvados. Hagan el amor y no… Digo, ¡Hagan masajes de los senos carotídeos y no las llaves del sueño!

Editado: Debido a la redacción del artículo a altas horas de la noche (mi ciclo fisiológico vigilia-sueño va a su bola), mientras escribía sobre el masaje del seno carotídeo lo había puesto como “maniobra”, es lo que tiene cuando piensas por otro lado en una cosa llamada maniobras de Valsalva.. El inconsciente me ha solapado ambas técnicas aprovechando que el consciente estaba ya empezando a entrar en la fase de sueño. Corregido a “Masaje del Seno carotídeo”.


Fuente: Esther Samper para MedTempus.com

miércoles, 16 de abril de 2014

El origen de las almas, según La Ley del Uno.




K: Estoy interesado en el origen de las almas. ¿Cómo nuestras almas se originan primero y cuál es tu punto de vista de ellas?

Soy Q'uo, y estoy al tanto de tu pregunta, mi hermano. El origen de las almas es la historia del proceso evolutivo por el cual el único Creador ha utilizado el principio o densidades básicas de esta octava de creación para lograr lo que llamas la mente, lo que llamas el cuerpo y lo que llamas el espíritu, que juntos estos complejos formarán lo que podría llamarse el alma, la esencia de la entidad que se ha vuelto lo suficientemente individualizada del único Creador para ser capaz de perseguir lo que parecería ser un camino de evolución espiritual muy individualizado.

La parte de la mente es formada en gran medida dentro de la experiencia de primera densidad donde la conciencia, la simple conciencia de todo ser, es la característica sobresaliente asociada con la tierra, el viento, el fuego y el agua.

A medida que este proceso de luz en espiral ascendente continúa, la segunda densidad le ofrece al complejo mental un enfoque más individualizado en la forma de criaturas de segunda densidad de la planta y luego la naturaleza animal. Esto proporciona una experiencia más individualizada mientras la conciencia que está avanzando se mueve hacia la luz cada vez más ciertamente en el agrupamiento conocido en segunda densidad como las bandadas de aves, los bancos de peces, los enjambres de abejas, y así sucesivamente.

A medida que la línea de luz continúa moviéndose hacia arriba, se añade el complejo espiritual a aquellas porciones individualizadas del único Creador que han sido capaces de dar y recibir el concepto que conoces como amor en grado suficiente para así individualizar la entidad que está lista para añadirle el complejo espiritual y en consecuencia, tener la finalización de los complejos disponibles para la elección de libre albedrío de tercera densidad en cuanto a los así llamados, caminos positivos o negativos de evolución continuada. En este punto dentro de la tercera densidad, en la mayoría de los casos, el alma entonces llega a existir en su plenitud.

K: Así que entonces estás diciendo que el alma no sale como una entidad viva, consciente, pensante desde el Creador, que tiene que desarrollarse a través de los procesos de las densidades a fin de convertirse en un alma real?

Soy Q'uo, y esto es básicamente correcto, mi hermano, ya que el proceso comienza con la unidad total, pasa a la separación aparente hasta el punto de parecer una completa separación en tercera densidad, y luego comienza el movimiento de vuelta a la unidad de todas las cosas.

K: ¿Entonces el alma es un tipo de conciencia? ¿Podrías decir que es un tipo de material espiritual que se separa del único Creador y luego se torna disponible para la experiencia de las densidades? ¿Cuál es esa naturaleza que sale primero del único Creador?

Soy Q'uo, y soy consciente de tu pregunta, pero no consciente de algún medio seguro para describir la naturaleza del alma con palabras que puedan ser entendidas, ya que la naturaleza de cada alma es la esencia del único Creador y esta esencia en su corazón es un misterio. Hay energía. Hay inteligencia. Hay infinidad. Hay unidad. Todo esto es una parte de esta esencia del alma.

Jim canalizando a Q’uo. Meditación Dominical del 17 de Diciembre de 1995. L/L Research.


Selección energética sexual: ¿Debemos de dormir sólo con personas que tienen buena energía?, por Alejandro de Pourtales.


El sexo como el escenario primordial de intercambio de energía: transmutación, alquimia o vampirismo.



“When you have proved that God is merely a name for the sex instinct, it appears to me not far to the perception that the sex instinct is God.” Aleister Crowley.

Al menos entre los hombres, y cada vez más también entre las mujeres bajo la cultura del bienestar sexual, la promiscuidad es percibida como algo deseable –ya sea porque se cree que el sexo es una fuente de salud o porque es vista como una marca de estatus (que satisface el deseo de ser deseado)… y entonces es necesario practicar. Coinciden revistas como Cosmopolitan con publicaciones científicas de las más alta seriedad: el sexo como ejercicio, como detonador de cócteles neuroquímicos de relajación y cómo lazo emocional, es una especie de grial de bienestar. Por otro lado, no ejercer una sexualidad activa, en una sociedad ya no sólo bombardeada de imágenes sexuales (espectros libidinales), sino también de la información que ubicuamemente confirma ese bienestar a través del sexo, se revela como una patología psicosocial –una presión de participar en el gran banquete secreto que en nuestros tiempos se publicita. Así para algunos esta ansiedad social parece no poder aliviarse sin sesiones maratónicas, de alto performance, con parejas que cumplan con el paradigma de lo sexy. El Eros, esa emanación celeste, se multiplica en el mercado y debe ser consumido (y consumado) por todos, todo el tiempo.

Con esta introducción no quiero acercarme a una especie de puritanismo, ni siquiera a una crítica de la saturación sexual de nuestra cultura y sus efectos (sobre ese tema se puede leer aquí), solamente ubicarnos, a manera de contrapunto, en un estado general de las cosas, no necesariamente exento de confusión. Sí, por supuesto, el sexo es una las actividades más importantes que existen en la vida de un ser humano –en un sentido biológico (y qué podemos decir que es superior a la biología), la más importante. Pero esto no significa que todo sexo es “bueno” –como si fuera un mecanismo que automáticamente generara esos neurotransmisores de la felicidad que todos estamos buscando– y no me refiero con esto al desempeño o la habilidad amatoria necesariamente. El caso es más complejo que, por ejemplo, hacer ejercicio y comer bien. Comer una zanahoria o hacer 20 lagartijas, generalmente producen resultados similarmente positivos. Tener sexo con una persona diferente o incluso con la misma en otro momento no suelen producir el mismo resultado. Aunque en la comida también pueden pulular una serie de fantasmas o psiquismos (como es el caso de algunos desordenes alimenticios), esta legión de fantasmas que alteran los resultados del experimento es mucho mayor en el sexo. El coito casi nunca puede extirparse de la fantasía y de toda una carga de procesos mentales que en la más profunda intimidad de los cuerpos entrelazados parecen también compartirse. A la vez, aunque no sea fácil de cuantificar, los seres humanos contamos con un campo bionergético el cual se ve interferido por el contacto físico –nunca tanto con en el sexo, para bien o para mal. Así que tal vez podamos decir que las personas no son zanahorias (aunque estas también tengan codificado cierto campo energético). Aquí aclaro que el hablar de que el sexo es un intercambio de energía –más allá de la energía que ganamos o perdemos a través del ejercicio físico durante el acto– es sobre todo una intuición basada en lo que experimentamos cotidianamente. Se abre una puerta difícil de cerrar si creemos en esto: el sexo es el máximo escenario de intercambio de energía al cual puede acceder el ser humano, y de su aprovechamiento depende en buena medida su estado energético cotidiano. (Hay que recalcar que este intercambio de energía sexual no ocurre solamente en el coito sino en todo tipo de interacciones, y puede cultivarse de diferentes formas).

Se entreve aquí la posibilidad de llevar a cabo una selección sexual, de la misma manera que la evolución lleva a cabo una selección natural de lo más apto. Esta es una idea peligrosa, en tanto a que presenta una tentadora eugenesia erótica/energética. Podemos ir rápidamente del darwinismo a una versión de sexismo (imaginamos ya: sex energy nazis). ¿Sólo debemos de coger con personas con auras angelicales? ¿Copulemos sólo con individuos de grandes chakras abiertos, girando en el arrobo de la luz? O incluso, si no creemos en el crisol (melting pot) abierto de la bioenergía, pero comulgamos con la teoría de la epigenética (que sostiene que existe una transmisión de información genética que proviene del medio ambiente y de las experiencias que vivimos), ¿debemos solamente de dormir con personas genéticamente superiores, con supermodelos, y así parecernos a ellas? ¿Sólo debemos de mezclar nuestros jugos corporales con personas sanas y bellas? (Y es que, ¿acaso no has visto operando una mimesis en movimiento, y las personas que están juntas se parecen?) Y nada como el sexo para hacernos como el otro. Este misma selección tiene una manifestación química. Algunos estudios sugieren que a través del olfato podemos detectar genes del complejo de histocompatibilidad diversos a los nuestros, lo cual en teoría permitiría una reproducción más efectiva (con menos riesgos de retrasos mentales y otras complicaciones). Por ejemplo, las mujeres que no están tomando anticonceptivos se ven atraídas por el sudor de un hombre que tiene una histocompatibilidad distinta. En el mundo de la bioquímica la diversidad reina. Otros estudios han demostrado que una mujer tiene mayor probabilidad de tener un orgasmo con un hombre de complexión simétrica –la simetría es un indicador de un sistema inmune más sano. Nuestro cuerpo, seamos conscientes de ello o no, comúnmente se encuentra realizando una selección sexual –pero diversos factores, que van desde el uso de hormonas o desodorantes hasta el bloqueo crónico de las respuestas instintivas (la falta de fluidez), hacen que estas señales generalmente se convierten en un ruido cognitivo que no logra articular la claridad erótica del impulso natural, propia de los ritmos telúricos. Pocas veces vivimos como animales, y dejamos que una energía erótica, como un viento (como un dios), nos arrastre –tal vez a copular con un desconocido que hemos visto en la calle, sintiendo el ardor de la flecha– pero lo cierto es que esto más que una sofisticación de la civilización es generalmente un embotamiento o una falta de sensibilidad.


Lo anterior puede colocarnos en una situación apremiante, especialmente si somos partidiarios de la diversidad y de la celebración democrática de todos los ámbitos de la existencia. Porque significa que existen personas que por diferentes razones no son dignas o al menos no tienen las cualidades necesarias para tener sexo con nosotros. Esto es una realidad, cruel y discriminatoria o no. Quizás debamos recordar que entre muchas especies animales son solamente un grupo selecto los que consiguen reproducirse –la mayoría de los miembros de la especie jamás tendrán sexo, muchos de ellos incluso perecerán en el intento (siguiendo la urgencia del género hacia un desfiladero). La reproducción, el sexo, es un privilegio en el mundo amimal. En la sociedad moderna, en la que hemos averiguado sus múltiples beneficios, parece ser un derecho (aquí las prostitutas sirven como los médicos, los sacerdotes y los abogados). Pero aunque copular sea relativamente fácil de lograr para cualquier ser humano, quizás debido a un factor mental y espiritual hacerlo no necesariamente nos produce el bienestar ansiado. Por una parte el mundo del mass media y la sociedad del consumo hacen que para muchos la sexualidad este disociada de su propia realidad –entredevorada de una fantasía inalcanzable e insaciable. Por otro lado es posible que la sexualidad como cúlmen de la existencia –en su fruta máxima de amor y erotismo– sólo pueda ser alcanzda a través de una cierta compatibilidad, de una cierta disciplina, de una cierta refinación energética. Y que de otra forma, en la carencia de lo anterior, es sobre todo experimentada como un fuego de petate, como un deporte extremo, como un deseo tantálico del fuego que es todo los fuegos.

Es probable que experimentemos la sexualidad en proporción directa a la energía y a la conciencia que logremos cultivar. Tanto en el plano mismo del acto sexual como en ls parejas que atraemos. Bajo esta luz, no resulta disparatado que muchas tradiciones esotéricas cultivaran un ascetismo sexual. Esto es más que un celibato, un entrenamiento de la mente y el cuerpo en preparación al acto sexual y al encuentro de la pareja (grooming); la virginidad entonces tiene otra acepción, más que la negación del acto sexual, es la afirmación de la pureza del cuerpo (el templo) para recibir la energía del género opuesto (la búsqueda de una eclosión, de un estado floral). Aquí se fusionan el arte de la seducción con la magia y el yoga… La búsuqeda de un estado de conciencia más elevado requiere de un estado de energía elevado, el cual a su vez requiere del cuidado, la lustración del cuerpo (que es el vehículo para la percepción de dimensiones más sutiles). Este cuidado corporal puede ser alterado y perturbado por otras energías, por improntas y formas de pensamiento ajenas; tener sexo con alguien es de alguna forma unirnos a la persona con la que tenemos sexo (al menos de que tengamos nociones de manejo de energía ligadas en algunos casos a la brujería).

Quizás sea oportuno recordar “las enseñanzas de Don Juan” , el legado recibido por Carlos Castaneda en su obra de antropología (o ficción). Ahí, el brujo yaquí le advierte en diversas ocasiones que para limpiar su energía y consolidar su esencia de “nagual”, Carlos debe recapitular y hacer una serie de ejercicios destinados a cortar los filamentos de energía que lo unen con sus parejas sexuales. Esta idea de “cortar” los lazos que nos unen (como si fueran un pozo energético común) a una pareja es una constante en diversas tradiciones ocultas. Sugiere que existen conexiones por las que fluye energía entre una pareja (o también entre padres e hijos), y explica por qué en ocasiones ciertas relaciones parecen tener un drenaje más allá de que las personas puedan estar alejadas. En un ámbito epigenético podmeos pensar que al tener sexo con una persona tenemos sexo con todas las personas con las que ha estado en menor grado de intensidad. Es difícil explicar científicamente como funciona esta aparente conexión a distancia entre dos personas que han estado en contacto íntimo. Podemos aventurarnos y decir que tal vez pueda operar un mecanismo de entrelazamiento cuántico, un principio de la física que señala que cuando dos partículas han entrado en contacto permanece una conexión entre ellas pese a que puedan estar separadas millones de kilómetros: hay una reacción inmediata al estado en el que se encuentra un fotón en ese otro fotón al cual ha estado ligado. Este mismo principio es la base de la magia simpática que practican numerosas tribus en todo el mundo.

Por otro lado el poder de la cópula, esa unión de espejos en la epidermis de la luz, no debe de ser subestimado. El mismo Don Juan, con su formidable y aterrador sentido del humor, le dice en alguna ocasión a Castaneda que él es el resultado de una cogida aburrida, y por eso debe de trabajar toda su vida para reestablecer su fuerza, encontrar su energía entera. Aleister Crowley realizaba “misas sexuales”, bajo cierta alineación astrológica y usando una serie de invocaciones para entrar en contacto con entidades de otras dimensiones (lo que él llamaba “el santo ángel guardian”). Crowley famosamente rezaba en el momento del orgasmo, bajo el supuesto de que el “pequeño relámpago” potenciaba su intención. En el coito y en el instante del orgasmo confluyen la misma energía que dio origen al universo –podemos pensar, y esto puede ser un desafío y una responsabilidad, que el acto sexual es un fractal del Big Bang.

Mi forma de verlo es que (quizás como atavismo evolutivo de su función primaria) el sexo es siempre reproductivo. Evidentemente en muchos casos no se concibe un nuevo ser humano; pero siempre se conciben nuevos seres mentales (tulpas en el budismo). Lo sexual es lo que une a dos y hace un otro –y si bien esto no depende exclusivamente del coito, es ahí donde se vuelve más “creativo”, en tanto a que la intimidad, la cercanía de los cuerpos, permite una mayor fricción y fusión: un posible choque, una posible implosión de elementos. Si el ser humano es un pequeño universo, una especie de espejo de carne y luz condensada del cosmos, el paralelo entre el sexo sería con las colisión de estrellas en el espacio. De estas colisiones estelares, sabemos hoy, se generan elementos pesados como el oro y la plata, los metales más preciados, símbolos de la elevación espiritual. En la energía de los opuestos que se arremolina se pueden gestar nuevos mundos, galaxias imaginales, paraísos secretos que pueden ser habitados aunque no tengan un lugar per se en el espacio material. De estos explosivos encuentros también se pueden gestar estrellas de la muerte, grandes agujeros negros, infámes cañerías y ductos de energía. Lo que parece ser indiscutible es que el sexo es la gran arena de intercambio de energía: puede ser un atanor, el sublime horno de la alquimia de todas las eras que transmuta el cuerpo en espíritu o puede ser el escenario de una profunda pérdida, grieta por la cual el alma se aleja del cuerpo.


Fuente: Alejandro de Pourtales para pijamasurf.com 

El Catalizador, según La Ley del Uno.

Catalizador: estímulo para el crecimiento, algo que presenta un reto y una oportunidad para aprender una lección.


"Los catalizadores, si es aquello que es parte de la lección encarnativa, no son algo que se aprende y luego, con la obtención completa del logro, se alejan para siempre. Más bien existirá el giro de las estaciones del proceso de tal manera que una vez más, en un nivel u otro, uno encontrará este catalizador como tema encarnativo una y otra vez. Uno podría preguntar «¿Por qué la repetición?» Y le aseguramos que no las está repitiendo. Porque no está andando en un círculo. No está en un carril. Está en un espiral. Cada vez que encuentra este catalizador, lo encuentra en un nivel diferente. Y cada vez que lo encuentra y lo usa, su proceso avanza. Por lo tanto, es tan deseable encontrar ese catalizador en el último día de su encarnación como lo era cuando por primera vez se encontró con aquel catalizador como tema encarnativo como un joven, un niño, incluso tal vez como un niño pequeño. Así mismo, no deje de apreciar el catalizador simplemente porque se repite. Sólo parece repetirse. Sólo aparentemente es el mismo. Cada vez que aparece en el horizonte de su vida, lo está encontrando donde usted está y está listo para ayudarle a avanzar."


Carla canalizando a Q'uo. Meditación Sabatina del 26 de Septiembre de 2009. L/L Research.


martes, 15 de abril de 2014

Receta para blanquear los dientes, por Ana Organicus.

Hoy un truco muy sencillo, muy barato y muy pero que muy fácil de hacer. Blanquear los dientes es posible con tan sólo dos ingredientes: aceite de coco y bicarbonato sódico. Os explico cómo:



Ingredientes


Imagen: Organicus

Os cuento un poco el porqué científico de ambos ingredientes:


*Aceite de coco: este aceite es un gran aliado para nuestra salud dental. El aceite de coco tiene propiedades antibacterianas, por lo que puede ayudar a reducir la placa dental, devolviendo el blanco al esmalte. Además, estudios científicos han demostrado que el aceite de coco es capaz de aumentar la calcificación dental. Os recomiendo utilizar aceite de coco virgen no fraccionado apto para el consumo alimentario (lo podéis encontrar en supermercados).

*Bicarbonato sódico: esta sustancia ayuda a blanquear la dentadura de dos formas. La primera a nivel físico, puesto que al ejercer una fricción sobre los dientes actúa como si de un exfoliante se tratase, devolviendo el color blanco al esmalte. La segunda a nivel químico dado que al ser un compuesto alcalino, neutraliza los ácidos producidos por las bacterias de la boca que pueden dañar el esmalte y provocar caries. Asimismo, tiene también propiedades antibacterianas, por lo que también contribuirá a mantener fresco el aliento y reducir la inflamación de las encías. Ahora bien, mucho cuidado, porque dada su alcalinidad el bicarbonato también puede dañar el esmalte por lo que no es conveniente utilizarlo frecuentemente.


Instrucciones

Como la receta es de usar y tirar haremos las cantidades justas.


*Derrite dos cucharaditas de aceite de coco (líquido a 25ºC).
*Añade tres cucharaditas de bicarbonato sódico y mézclalo todo hasta conseguir una especie de pasta.



Imagen: Organicus

*Modo de empleo: coloca la pasta anterior en un cepillo de dientes y utilízala como si se tratara de tu dentífrico habitual. Al finalizar, enjuágate la boca y escupe los restos en una bolsa de plástico o de basura para no obstruir las cañerías cuando el aceite de coco solidifique de nuevo. Prestad especial atención en NO ingerir la mezcla. Como el bicarbonato puede ser abrasivo para el esmalte, os recomiendo utilizar esta pasta una vez cada dos-tres semanas. Mientras tanto, podéis hacer cada día lo que se conoce en medicina Ayurveda como oil pulling, pero para no alargar tanto este post os explico el próximo día en qué consiste esta técnica. ¡Seguid atentos!


Referencias


Fuente: organicus-blog.blogspot.com.es

lunes, 14 de abril de 2014

Del silencio mental al vacío luminoso, por Emilio Fiel. (Técnica de meditación).




Este es el tiempo de la desvelación de lo oculto, las viejas revelaciones deben salir a la luz. Desde el año 2009 mi hermano Shri Aurobindo (que en el tiempo simultáneo de 5ªD encarnó como Juan el evangelista, el corazón amoroso del Cristo), regente de los Melquisedec del Aire (como el maestro Rumí por ejemplo) y cabeza de las águilas doradas de la estrella Altaïr, me mostró el camino meditativo del nuevo tiempo. Una senda basada en el silencio y la entrega, en el vínculo devocional con la diosa y en la vibración luminosa de la merkabah. Hoy quiero compartir abiertamente con los lectores de Mente Consciente este proceso que sirve como guía para los instructores de mi Escuela Chrisgaia.

“La sala del Buda está vacía ¿a dónde se han ido todos los monjes?”

Nadie se atreve con el silencio y sin embargo es la conquista más sencilla del mundo. Tanto que asusta a las mentes timoratas, empeñadas en complicar las cosas para seguir creando tecnología espiritual y alargar artificialmente el breve periodo necesario para la vuelta al hogar. ¿Qué es lo que temen? Lo que les asusta es la disolución. Solo desean divertimentos sofisticados. Porque el camino espiritual es un camino de disolución de la personalidad, de suicidio del me gusta y me disgusta, del esto es bueno y esto malo, del esto me mata o sin esto no puedo vivir. El silencio es nuestra naturaleza profunda y es atravesando su puerta que entramos en contacto con otras dimensiones y con los viajes de eternidad. Pero por encima de toda esta parafernalia visual y sensorial existe el vacío sin límites, en el que todos compartimos la misma esencia y nos sentimos conectados a la conciencia universal del Todo.


Los borrachos de dios

Hay que matizar que el silencio necesita del sentimiento en el presente para convertirse en vehículo del despertar. Si la emoción se manifiesta como una agitación del pecho que está apegada a los recuerdos del pasado y es deudora de la historia personal, el sentimiento pertenece al instante, alimenta al ser y expresa una conmoción producida por la belleza que estamos contemplando o escuchando, por las impresiones de algún suceso del que somos testigos presenciales, o por una situación que ha movido la sensibilidad de nuestro corazón y de nuestro vientre. Y entre todos los sentimientos hay uno que es imprescindible en nuestra búsqueda y es la aspiración espiritual, que se convierte en un aderezo necesario cuando tratamos de ir más allá del tiempo y de la mente racional. Invocar el descenso de la luz dorada de la diosa (el espíritu en acción) requiere de una apertura interna, como un estremecimiento íntimo, un anhelo que nos abre a recibir el soplo de otras realidades paralelas en nuestra vida.


La espiritualidad instintiva y la inmortalidad física

En tercer lugar, el silencio mental y el sentimiento vehemente dejan paso a nuestra relación con el cuerpo. La clave de la meditación es la pérdida de sensaciones corporales físicas, la insensibilidad corporal, hasta percibir el cuerpo de ensueño (el otro yo del cuerpo, hecho de energía y sentimiento). En esta nueva etapa, más allá de los límites del tiempo medible (el periodo de gracia duró hasta el 21/09/2013) y abiertos a la elevación de frecuencias y a la activación genética propias de la ascensión individual y planetaria, lo que cuenta ya no es el aliento sino la vibración luminosa, la luz vibral de la diosa que desciende desde la fontanela.

Ha llegado la hora de abandonar la cabeza y el corazón como sedes del alma, hasta hacer descender el alma al vientre, hasta conquistar una espiritualidad instintiva, celular, natural, la que a tu paso hace florecer las rosas en medio de la nieve. Ya demasiado daño nos han causado las locuras mentales y los excesos emocionales. Es hora de recuperar nuestra sobriedad como creadores del destino, tanto individual como planetario. Primero el alma griega se encontraba en la epífisis, después el alma cristiana o musulmana se situó en el pecho, y recientemente ha llegado la hora de que el alma galáctica descienda al vientre. Éste es el camino de la inmortalidad física que nuestros nietos llegarán a conocer, un cuerpo autoconsciente capaz de regenerarse a sí mismo sin necesidad de sanaciones ni de químicas agresivas. Un cuerpo espiritual que sabrá mantener la vida incluso al margen de la conciencia, por mucho que sea esencial mantener siempre una frecuencia elevada en nuestro pensamiento y sentimiento. Pero, al mismo tiempo, este logro no significa que la cabeza y el pecho perderán su valor, sino que desde el vientre serán aún más apreciadas sus conquistas de sabiduría creativa y de belleza amorosa.


Las bases psíquicas y energéticas

Y ¿cómo llegamos al silencio? ¿Cuál sería el proceso técnico de aproximación a esta realidad que es tan desconocida en nuestra vida? En realidad la aproximación es de menor importancia, pero como ejemplo podemos seguir brevemente un mapa actualizado del Asthanga Yoga de Patañjali (el óctuple sendero del yoga), y para ello necesitaríamos comenzar por la recapitulación de nuestra oscuridad, de los temores y bloqueos, rechazos y rencores que guardamos en el cuarto de los trastos. Y al mismo tiempo avanzar en una clara comprensión del camino de retorno a la inocencia de la infancia. 

1- Yama y 2- niyama expresan lo que hemos de hacer y lo que no hemos de hacer (los diez principios éticos que expresan el control y el equilibrio interno), pero la única manera de conseguirlo en el presente es acabar con las falsas proyecciones mentales, con los pensamientos limitativos, las creencias y las emociones negativas. Ése es el camino para no hacer daño a terceros, para decir la verdad, no robar y rechazar el exceso de bienes materiales. Y también para ayudar a quien lo necesite, para mantenerse lejos del egoísmo y alcanzar la serenidad mental, para profundizar en las enseñanzas sagradas y para amar al espíritu como objetivo último de toda vida.

Respecto al 3- âsana o posturas del yoga, bastaría con un pequeño ramillete para tener el cuerpo bien flexible y armonizado durante todo el día: la estrella, la media pinza, la cama, el gato estirado, la cobra, la torsión y la postura sobre la cabeza. 

En cuanto al 4- pranayama son aconsejables las respiraciones de fuego (varios cientos seguidos por una larga retención) y el fuelle (en series de cincuenta respiraciones completas aceleradas, seguidas de uddiyana banda o retracción del vientre al vacío). Si añadimos la purificación de los nadis (o surya bedhana para reunir energía solar / chandra bedhana para aumentar la energía intuitiva) tendríamos suficiente. 

Después viene el 5- pratyahara, el trabajo de retirada de los sentidos, que tiene el mismo significado que desapegarse del cuerpo físico y ser capaz de entrar en los mundos de ensueño conscientemente, abriendo los sentidos sutiles que corresponden a las envolturas etéreas que yosoy. Tanto el viaje del alma o salida del cuerpo, como la ensoñación tienen relación con esta etapa del asthanga yoga y no sería posible reducir la importancia de la apertura a otras dimensiones de la conciencia en los momentos planetarios que estamos viviendo.


La focalización de la mente y la expansión de la energía (dharana)

Los tres últimos logros, cuando se manifiestan integrados en una sola experiencia continua, se denominan samyamah, (dharana, dhyana y samadhi: “yo me concentro solo en eso”; no yo, solo eso; y “ni yo ni eso, solo el Espíritu inundándolo todo”). Así pasamos al punto 6- dharana, la concentración, con la que entramos en el meollo del camino del silencio. Se trata de mantenerse largos minutos concentrados sin distracción. El camino que siempre he utilizado para esta etapa son las kriyas, más o menos sofisticadas, de kundalini yoga. Distingo cinco prácticas sencillas (en los trabajos intensivos para una sadhana individual se utilizan kriyas más poderosas) que puede realizar cualquier practicante desde su primer intento (se repite cada práctica trece veces). 

-Empezaremos por 6a)- la respiración del infinito (se inspira subiendo por detrás hasta completar el círculo en el plexo solar y se expulsa bajando por detrás hasta completar el segundo círculo en el mismo punto). 

-6b)- la kriya del Doble canal, subiendo por detrás chakra a chakra hasta pasar de la nuca al entrecejo (om na mah shi va ya). Retener cuatro palpitaciones del corazón en la fontanela, y expulsar haciendo un bucle desde la fontanela bajando por delante hasta el perineo (retener cuatro palpitaciones en el sacro). Los esfínteres se cierran con fuerza en la inspiración y retenciones, y se relajan al expulsar. La lengua en lolana chakra, el paladar blando, arriba detrás del duro. Como una serpiente que se muerde la cola. Incluso al terminar la serie de trece respiraciones se puede retener el aliento dos o tres veces al lleno y sentir a la serpiente dando trece vueltas completas al doble canal.

-6c)- el Canal central que es como una lámpara fluorescente vertical de color blanco, que alcanza un metro por encima de la fontanela y un metro por debajo del perineo. Om-na-mah-shi-va-ya-hum-aluk (se inspira subiendo desde la zona sacra o 2º chakra, hasta la fontanela y luego hum un palmo por encima y aluk un metro por encima). Om-na-mah-shi-va-ya-hum-ha (se expulsa desde la zona del entrecejo/nuca, garganta, pecho, ombligo, vientre, perineo, un palmo por debajo y un metro por debajo). Entremedio retener al lleno y al vacío (como en el doble canal, aunque un poco más amplia). Hay que insistir en el cierre de esfínteres y en la retención al vacío, que son las armas de que disponemos para elevar la energía hacia los centros superiores. 

Si queremos que la kriya funcione es imprescindible una cierta relación devocional con el fuego sagrado o madre kundalini (la energía del Christos que descansa en la zona sacra o sagrada). Se le invoca para que ascienda como un fuego devorador por el canal central. 

Al terminar podemos retener el aliento y sentir como asciende la serpiente de fuego, haciéndose gruesa y purificando todo a su paso, absorbiendo la energía de cada chakra para llevarla al siguiente, hasta que toda ella explota en lo alto de la cabeza (mientras la serpiente sale por la nuca y nos rodea por encima de la coronilla).

-6d)- hinchar el vientre al expulsar, es una práctica esencial para neutralizar los pensamientos inconscientes que entran por el plexo solar, sede de la ansiedad, angustia, miedo, confusión, cansancio y estrés (y centro que, como hombres, cuando está muy alterado no sabemos como administrar, entrando en una sensación de locura). Om-ah-hum namah shivaya. Om en la fontanela, ah en la nuca, hum en los omóplatos y namah shivaya empujando suavemente el diafragma hacia abajo (fondo de los pulmones). Se termina relajando la respiración, inspirando om ah hum hasta los omóplatos (y la sensación de las alas a los lados) y expulsando por el triángulo invertido del pecho, las dos fuerzas masculinas tres dedos por encima de las tetillas a la altura del timo. y la diosa en el vértice del centro). 

-Por último 6e)- los tres fuegos

Se repite el mantra del cisne: ham-sah so-ham mientras se percibe el palpitar del corazón en el sacro-omóplatos y fontanela. Se inspira ascendiendo del sacro al pecho repitiendo ham y del pecho a la fontanela con sah. Luego se inspira bajando de la fontanela a los omóplatos con so y de los omóplatos al sacro con ham. Como tres palpitaciones en cada centro que atravesamos.


La antesala de la meditación (dhyana)

Y entramos de lleno en el proceso meditativo, de tal manera que los pasos anteriores pueden y deben realizarse durante los primeros meses de trabajo, pero más adelante se pueden seleccionar unas breves etapas de preparación y pasar directamente a 7- dhyana. 

-7a)- La respiración va haciéndose más superficial y el relajamiento más profundo. 

Se trata de entrar en una especie de trance autoinducido, en el que perdamos las sensaciones corporales de los sentidos externos y entremos en contacto con los sentidos sutiles. Esta etapa es irreemplazable y no sabría insistir demasiado en su importancia capital. 

En las primeras etapas no hay meditación mientras estemos apegados al cuerpo físico. Así que la frase ‘más profundo’, ‘más profundo’ tiene su aplicación en estos momentos. El aliento se hace por la nariz, pero las tensiones en la boca suelen ser tan grandes, que es necesario aconsejar que entre un hilillo de aire por ella, mientras nuestra atención asciende a la fontanela, como si respirásemos por ella, que es el lugar de la mente real, del pensamiento que llega del yosoy. Por el plexo solar penetra como energía el pensamiento inconsciente (incluso ajeno a lo humano), por las garganta y hasta las sienes el tonal de los tiempos o pensamiento de la humanidad, y por la fontanela el flujo del ser o mente de dios. 

Así que, resumiendo, la clave inicial es dejar que la respiración se haga imperceptible, como si nos situáramos encima de la cabeza, en un profundo relajamiento del cuerpo entero. Y en esta fase es imprescindible utilizar un mantra, porque el lorito interno (o mente celular) es lo último que se disuelve, y necesitamos un soporte para afrontarlo de manera eficaz. Bastaría con que pudiéramos repetir yo (al inspirar) soy (al expulsar suavemente), pero en línea con los próximos pasos, aconsejo repetir hrim-shrim-krim (al inspirar, invocando la triple manifestación de la diosa: laksmi, saráswati y kali) y Maheshwari swaha al expulsar, la propia diosa unificando sus tres cualidades divinas: los regalos de gozo, amor, paz, silencio de kali; la expansión del éxtasis en la vida cotidiana y la protección de laksmi; y la canalización y revelación de saráswati (tocando la vina y transmitiendo los vedas). Las diosas están vivas y son energías reales que pueden percibirse y distinguirse entre ellas. Primero desciende Maheswari, preparando el camino de la columna de fuego, y luego el resto de la triple energía divina, de manera peculiar para cada individuo.


Las cuatro columnas del instante vivo

-7b)- La segunda etapa de dhyana exige retirar la energía del proceso mental ordinario

Y para ello hay que comprender el sentido de lo que sucede en nuestro cuerpo al margen de la voluntad. Hay ritmos naturales que suceden de manera autónoma, sin nuestra participación ni esfuerzo consciente. Los “Pilares del presente” son cuatro: 1- el Aliento; 2- el Palpitar del corazón, que se convertirá más adelante en fuego ardiente; 3- el Sonido interno (nadam) que nos ayuda a distinguir el plano dimensional en el que nos encontramos, y que conduce indefectiblemente hacia la Luz interna (jyotir). Es el “ojo de dios” o “grieta entre los mundos” (como un donut dorado, azul intensamente oscuro en el interior y una chispa divina en el centro); 4- la Vibración luminosa o esencia del llamado cuerpo de ensueño, que está compuesto de energía y sentimiento. Cada día habitamos tres cuerpos o maniquís distintos, que iremos abandonando a lo largo de los milenios, especialmente este cuerpo físico, más adelante el cuerpo del otro yo, el que somos cuando dormimos, y finalmente el cuerpo del sueño sin sueños.

Así que nos encontramos profundamente relajados, el aliento imperceptible en la fontanela y nos situamos como un vigía en medio del palpitar del corazón en los tres fuegos (fontanela, omóplatos y sacro), bien presentes en el sonido interno y dirigiendo nuestra atención a chid akash, el espacio de la conciencia o pantalla mental (el muro de niebla que hemos de atravesar para entrar en la etapa del sueño consciente). Es entonces cuando comenzamos a percibir la vibración general en todo el cuerpo (empezando por el abdomen, los muslos…). Nos centramos en ella, hasta que sintamos aumentar su frecuencia y el cuerpo entero vibre intensamente… 

Hemos llegado al punto donde el pensamiento ordinario queda colapsado de manera natural, sin esfuerzo alguno. Por un lado es muy fácil mantener el silencio mental y por otro nos convertimos en testigos de cualquier sensación o emoción que surja espontáneamente. Descansamos un tiempo en este silencio y gozamos de la posibilidad de alcanzar la paz del corazón.


La envoltura luminosa y el descenso de la diosa

-7c)- La vibración se extiende por lo menos un palmo por encima de la piel, y vamos sintiendo la disolución de nuestro traje corporal. 

Es el momento de invocar la divina presencia que yosoy. Como si, por unos momentos, al inspirar nos hiciéramos pequeños teniendo como centro el plexo solar y al expulsar nos hiciéramos grandes, por encima de la piel. Y así unas respiraciones hasta convertirnos en un punto en el plexo y abrirnos ilimitadamente en el espacio que nos rodea, agigantarnos y derretirnos en la totalidad de nuestras percepciones… Se trata de desarrollar la percepción del cuerpo mental, como una burbuja oscilante o huevo luminoso de un metro (poco más de un brazo extendido) en las seis direcciones del espacio (atrás y adelante, arriba y abajo y derecha e izquierda). Este huevo vibratorio gira a gran velocidad en sentido levógiro y cada punto sobre sí mismo, estructurado sobre una base de geometría sagrada que llamamos el doble tetraedro. Y para fijar inicialmente sus límites (el brillo violáceo de su esfera externa) repetiremos tres veces la clave metatrónica Gaméen Khoor.

Estamos por tanto en medio de una especie de derretimiento (como si estuviéramos formados de mantequilla expuesta al sol, y nos convirtiéramos en una mancha de aceite que se extiende por la superficie de un lago). La mente silenciosa y el corazón en perfecta calma, centrados en la vibración general del cuerpo luminoso.


La fuerza descendente de lo divino supramental

-7d)- La cuarta fase de la etapa dhyana es el descenso de la diosa. 

La energía cae como una lluvia dorada desde el octavo chakra (hum, un palmo por encima de la fontanela), limpiando cada pensamiento limitativo y cada creencia archivada en nuestra mente. A veces hacen falta largas semanas para limpiar una sola de estas verdades parciales que retornan una y otra vez, esclavizan nuestra manera de pensar y son obstáculos insalvables para reposar largo tiempo en el silencio. Y debe quedar claro que cada uno necesitamos un número cierto de minutos en perfecto silencio, parando el mundo, para entrar suavemente en los planos del nagual. Por ello esta fase resulta crucial para penetrar en los horizontes del misterio (es purusha lo indescriptible desconocido, frente a prakriti o tonal: lo indescriptible conocido). 

En una segunda etapa la diosa penetra en las emociones del pecho y nos hace revivir los miedos, rencores, celos, angustias acumuladas a lo largo de nuestra vida (y todo lo pendiente aún por vivir) hasta que todo el plano vital queda limpio de residuos personales. 

Después de estos dos capítulos duros, en los que nos sumergimos mil veces hasta que cada pensamiento y sentimiento ha sido purificado por el fuego y manifiesta su aspecto positivo de unión y de inocencia (recuperamos el ser orgásmico del niño que fuimos a los cuatro años), pasamos a la etapa más difícil y que más paciencia y perseverancia exige, el yoga celular. Es el momento de afrontar el mental celular con sus refranes de la abuelita y sus continuos miedos (a la humedad, a las corrientes de aire, a la tos del vecino, al cansancio, a los pensamientos sexuales, a no cumplir con la religión, a las noticias escuchadas en el telediario, etc), hasta que el mantra va haciendo penetrar un nuevo canto en el corazón de la materia vida…
En esta etapa la vibración se hace luminosa, como el vacío búdico, se convierte en un fuego liberador. Es el sol interno que irradia en las siete direcciones del mundo. 

-7e)- Del palpitar de los tres fuegos a las tres hogueras encendidas (fuego en sacro, sol en omóplatos y luz sagrada en la fontanela), y de ahí al encendido total del fuego interno. 

Es aquí donde la frase del Cristo que tantas veces he reseñado (“fuego vine a traer a este mundo y ¿qué quiero sino que arda?”) toma su verdadero sentido místico.
Los dos fuegos se juntan y el sol amanece. El fuego ascendente de la shakti individual toma contacto con el fuego descendente de la madre universal, y ambos estallan a la altura del pecho, creando una envoltura centelleante que difunde la frecuencia del espíritu.


Samadhi, disolverse para volver a unirse en otro plano más elevado

-8)- El objetivo último de la yoga es el samadhi, la contemplación silenciosa en unidad con lo divino. 

El éxtasis de fusión con el espíritu que es la esencia de cualquier objeto o idea abstracta en la que te focalices. La mente no se altera por nada y uno pierde conciencia hasta de su propia individualidad, transformándose en el Todo y alcanzando el estado jubiloso de satchitananda, la paz-conciencia-beatitud del ser original. 

Ha legado el momento de dar un paso más y abandonar los soportes del silencio (los cuatro pilares), los límites del cuerpo luminoso, e incluso la sensación de ser penetrado por la luz supraconsciente de la diosa. Ahora toca simplemente ser, no hacer. Abandona toda referencia y acepta el vacío sin límite. Neti, neti, ni esto ni lo otro… Relájate tanto en ese silencio que llegues a desaparecer. Ahora tiene por fin sentido el título del primer párrafo. Disuélvete, que no haya nadie meditando. Tu no estás, todo palpita al unísono. No hay separación ni siquiera fe. Ya actúas según Su Voluntad, que yosoy. No un vacío inerme, desprovisto de vida, sino un vacío palpitante y luminoso del que surgen las diez mil cosas y los diez mil seres. Has llegado a casa. Y en cada respiración el universo respira a través de ti. Tú no haces nada, simplemente descansas en un cuerpo mucho más sutil que está más allá de las limitaciones del espacio y del tiempo. Has alcanzado el plano del alma y ves la vida como un juego transitorio, una ilusión de aprendizaje que ya no te implica emocionalmente. Descansa y mantén tu vela encendida, porque en medio de la noche llega el señor, el corazón de cristal de la humanidad consciente…


Fuente: Emilio Fiel (Miyo) para la revista Mente Consciente. 1º de Marzo de 2014.

Máximo Sandín: "El darwinismo convirtió la biología en una visión sórdida y cruel de la vida".


El profesor Sandín prefirió jubilarse de la docencia antes de la llegada del plan Bolonia. Foto: Jorge Paris.

  • Doctor en Ciencias Biológicas y Bioantropología, revisa la tesis darwiniana a través de la competitividad. 
  • Propone una visión más solidaria y colaboracionista, basada en las ideas del biólogo francés Jean B. Lamarck y en los más recientes descubrimientos. 
  • "El darwinismo es una concepción de la vida, de cómo son las cosas, con profundas raíces ideológicas y claros intereses detrás". 


Si es usted una de esas personas a las que aburre el conocimiento y no desea saber más de lo que ya lleva en la sesera, escuchar lo que dice el profesor Sandín probablemente no le interese. Su aporte de datos, nombres, fechas, ideas y explicaciones es apabullante, algo que no suele ser bien visto por quienes ya tienen un pensamiento construido y no desean ponerlo a prueba o revisarlo. Pero si es usted una persona abierta a las nuevas ideas, si ama el saber y no tiene miedo a que sus ideas se confronten con otras, entonces siga leyendo, porque en las próximas páginas va a encontrar un puñado de material intelectual de alto valor. 

Máximo Sandín (1950) es doctor en Ciencias Biólogicas y en Bioantropología. Fue profesor de Evolución Humana y Ecología en el Departamento de Biología de la Universidad Autónoma de Madrid. Ahora está retirado ("Preferí jubilarme de la docencia antes de la llegada del Plan Bolonia"). Ha escrito, entre otros libros, Lamarck y los mensajeros y Pensando la evolución, pensando la vida, en los que desarrolla su principal aportación a la teoría de la evolución: una revisión de la tesis darwiniana a través de la competitividad. Lo que Sandín propone es una visión más solidaria, colaboracionista, sólidamente afianzada en las ideas del biólogo francés Jean B. Lamarck y en los más recientes descubrimientos. Máximo Sandín es un hombre apasionado, rebosante de energía, de una enorme y erudita memoria y un trato natural y espontáneo. 

¿Qué significa Darwin para la biología? 

La conclusión a la que he llegado, aunque pueda sonar demasiado drástica, es que constituyó una catástrofe para la biología, porque la sacó del camino que estaba, muy bien orientado científicamente, y la convirtió en una interpretación de la naturaleza, en una visión sórdida y cruel de la vida. Como un campo de batalla en el que solo sobreviven los que tienen alguna ventaja, con un sospechoso parecido a los conceptos del libre mercado. De hecho, en los textos biológicos convencionales, los términos habituales para describir las relaciones entre los seres vivos son coste-beneficio, explotación de recursos, ventajas competitivas… Todos somos competidores. 

¿Qué le parece criticable de Darwin?

Lo que yo critico, desde el punto de vista científico, no es a Darwin, sino al darwinismo, una creación ajena a él. Sus libros son un reflejo de lo que era: un aficionado a la naturaleza, de buena posición económica y mucho tiempo libre, que se dedicó a informarse sobre las actividades de los ganaderos y agricultores de su entorno. Y al que se le ocurrió que, del mismo modo que ellos seleccionaban animales y plantas que les resultaban ventajosos –cerdos obesos o vacas con las ubres hipertrofiadas–, "no podemos creer improbable" que la naturaleza seleccionaría animales que tuvieran una ventaja sobre los demás. Es una extrapolación absurda, como pusieron de manifiesto científicos evolucionistas de la época. La selección de los ganaderos es, precisamente, una alteración de la reproducción normal de los animales. Este argumento, en realidad una pura especulación sin base científica, junto con la concepción malthusiana de la vida (una competencia permanente de todos contra todos) es lo que se ha conformado como la visión darwinista de la vida. 

"La selección natural implica que la vida es una competencia permanente y que la naturaleza premia a los ‘más aptos'."

¿Cómo se gesta, entonces, el éxito de Darwin? 

En realidad, en Sobre el origen de las especies..., basado totalmente en especulaciones, Darwin muestra una gran confusión: mezcla la influencia del uso y el desuso, las condiciones del ambiente y una serie de historias que le habían contado que llegan a extremos ridículos. De hecho, a causa de las críticas científicas, fue publicando hasta siete sucesivas ediciones en las que fue asesorado por tres científicos famosos y poderosos en la Inglaterra de la época: el botánico John Hooker, el geólogo Charles Lyell y, sobre todo, el zoólogo Thomas Henry Huxley, que vieron en la selección natural un reforzamiento de sus ideas supremacistas. El libro que suele circular, que es la sexta edición, no es exactamente de Darwin. 

¿Y cómo llega a ser hegemónica su teoría de la selección natural? 

En La variación de los animales y las plantas bajo la domesticación expuso lo que él creía su teoría definitiva: sin abandonar la selección natural, propuso la pangénesis. Teoría según la cual cada órgano del cuerpo emite unas gémulas por las que transmitían a sus descendientes las características adquiridas por los padres a lo largo de su vida por la influencia del ambiente. Esto es otra muestra de su confusión, porque si todos los organismos pueden cambiar por la influencia del ambiente, no hay nada que seleccionar. Naturalmente, esta ‘teoría definitiva’ no les gustó a sus protectores y lo reconvinieron seriamente. Lo que les gustaba era solo una de las variadas ‘ocurrencias’ de Darwin: la selección natural, que implicaba que la vida es una competencia permanente, que las características ‘favorables’ o ‘desfavorables’ eran intrínsecas a los seres vivos (por supuesto, fundamentalmente al hombre), y que la naturaleza premiaba a los ‘más aptos’. Estos hombres poderosos fueron los que impusieron el darwinismo (‘su’ darwinismo) en contra de la opinión de científicos evolucionistas de la época. Para ello, fundaron el X-Club. 

Usted se declara cercano a las tesis de Lamarck... 

Lamarck fue un científico, profesor de la Sorbona, que durante la Revolución Francesa (1789) impulsó la renovación de su obsoleta estructura para convertirla en una universidad moderna, propia de la Ilustración. Era experto en paleontología, en anatomía comparada y se dejó la vista realizando miles de disecciones de invertebrados, sobre los que escribió un imponente tratado. A lo largo de su carrera científica, acuñó el concepto de ‘invertebrado’ –hasta entonces se usaba la distinción de animales ‘con sangre o sin sangre’–; creó las claves dicotómicas que se usan para clasificar las plantas y que después se extendieron a la zoología; fue el primero en usar científicamente el término ‘biología’ entendido como el de una disciplina basada en un cuerpo teórico, en un concepto unificador. Su Filosofía Zoológica fue el primer tratado científico dedicado por completo a la evolución, entendiéndola claramente como la base teórica de la biología. Resulta cuanto menos sospechoso que a un precursor de estas dimensiones se le haya borrado de la historia oficial de la biología, ¿no cree? 

¿Cuál era su propuesta? 

En su libro, Lamarck escribe que las condiciones provocan un cambio en los organismos cuando los efectos del ambiente son muy intensos o muy duraderos, y que la capacidad para los cambios de organización animal y vegetal estaba inscrita en los organismos. Para Lamarck, era el equilibrio lo que gobernaba las relaciones entre los seres vivos. Claro que los depredadores matan herbívoros, o que los machos de los ciervos o los leones pelean, pero el resultado final, de conjunto, es que todos los animales y las plantas deben existir para que la naturaleza mantenga el equilibrio. 

En la sociedad actual, la Teoría de la Evolución de Darwin es prácticamente un dogma… 

Conviene aclarar que Darwin no formuló realmente una teoría de la evolución. Él especulaba sobre el origen de las especies, la transformación de una especie en otra, es decir, un aumento de la variabilidad sin cambio del patrón morfológico básico. La evolución es un cambio de organización corporal, como el paso de pez a tetrápodo o de tetrápodo a ave. El término ‘evolución’ no aparece hasta la sexta edición de Sobre el origen… a sugerencia de Huxley. 

"Hay un componente muy importante en el mantenimiento de las ideas darwinistas y su expansión: el de ‘adoctrinamiento social’."

¿Cómo surge el darwinismo? 

Hay diferentes motivos, unos más determinantes que otros. En primer lugar, Darwin estaba en el lugar oportuno en el momento oportuno: en el centro del mayor imperio mundial que ha existido y en pleno auge de la Revolución Industrial, con las injusticias que ambos generaban; su ocurrencia de la selección natural justificaba muchas cosas. En segundo lugar, Darwin es un icono de la cultura anglosajona y sus raíces calvinistas. Sus ideas reflejan a la perfección sus valores: el individualismo, el mirar por sí mismo, la predestinación (en términos darwinistas, ‘determinismo genético’), la competitividad... A un científico anglosajón le resulta casi impensable que no exista la selección natural. Y los libros con que los biólogos nos formamos son fundamentalmente anglosajones, hegemónicos en la ciencia mundial. Por otra parte, hay un componente muy importante en el mantenimiento de las ideas darwinistas y su expansión por la sociedad: el de ‘adoctrinamiento social’. 

¿A qué se refiere concretamente? 

Desde el principio, el darwinismo tuvo un gran apoyo por parte de los grandes magnates mundiales, como Rockefeller o Carnegie, que apoyaron las investigaciones de los científicos darwinistas. John Rockefeller afirmó que la supervivencia del más apto era una ley natural y divina, es decir, que las cosas son como son porque son leyes naturales. En definitiva, que el libre mercado y el darwinismo van en el mismo paquete. Por si no queda claro, repetiré una frase de Friedrich Hayek, premio Nobel de Economía y asesor de Reagan, Thatcher y Pinochet: "Las demandas de justicia social carecen de sentido porque las demandas de justicia son sencillamente incompatibles en cualquier proceso natural de carácter evolutivo". Finalmente, hay un componente que yo creo fundamental para que el darwinismo se mantenga a pesar de la enorme cantidad de datos verdaderamente científicos que se están acumulando y que contradicen radicalmente sus hipótesis: el componente económico y de poder. La concepción reduccionista de los genes como ‘unidad de información genética’, que ya sabemos que no es cierta, es esencial para los grandes negocios y para las prácticas de manipulación genética de las grandes industrias farmacéuticas y biotecnológicas, especialmente de los cultivos transgénicos, que ya sabemos a quiénes pertenecen. Estas grandes empresas son las principales financiadoras de la investigación biológica. 

Usted afirma que los seres humanos ‘somos bacterias y virus’, ¿en qué basa esa afirmación? 

La idea de que las células de los seres vivos procedían de la fusión de bacterias (una propuesta del biólogo ruso Konstantin Merezhkovsky) era ya aceptada a regañadientes por las autoridades darwinistas en los noventa, aunque chocaba frontalmente con la selección natural. Pero no había explicación para el origen de los genes y las proteínas responsables del desarrollo embrionario y de otras funciones de los organismos multicelulares. Los genes de origen bacteriano están muy conservados en todos los organismos y esas secuencias y esas proteínas que no tienen las bacterias no podían haber aparecido por mutaciones de los genes bacterianos, tan concretos y específicos, y menos, al azar. Entonces llegó a mis manos un artículo de un astrónomo galés, Alfred Hoyle, titulado Evolución desde el espacio, en el que sugería que los virus, por su capacidad de insertar sus genes en los organismos a los que ‘infectan’, podían ser una fuente de información genética disponible para su eventual uso. Comprendí que un fenómeno así podría explicar la gran cantidad de puntos débiles del darwinismo. Con muy pocos datos sobre lo que se conoce ahora como virus endógenos, escribí un libro titulado Lamarck y los mensajeros. La función de los virus en la evolución (1995), que fue acogido por mis colegas con el más absoluto silencio. A partir de entonces, los datos sobre virus endógenos y elementos móviles del genoma se han ido acumulando de una forma creciente hasta formar la inmensa mayor parte de los genomas. Puede parecer extraño que esos impresionantes descubrimientos no hayan llegado a la opinión pública, por lo trascendentes que son, pero a mí, a estas alturas, no me extraña en absoluto. 

¿Qué consecuencias se desprenden de su modelo de evolución? 

La naturaleza mantiene un equilibrio dinámico en condiciones normales. Cada componente tiene su función, y son las alteraciones, muchas producidas por el hombre, las que la desestabilizan. En el caso de virus y bacterias, pueden convertir en patógenos a elementos que no lo son. Los virus y las bacterias se pueden considerar como los ‘ladrillos’ de la vida, parte esencial de su funcionamiento actual. Las bacterias cumplen funciones esenciales para el organismo, pero el ataque continuo y excesivo con antibióticos las convierte en patógenas como respuesta. Teniendo en cuenta la enorme cantidad de virus que hay en la naturaleza, con funciones muy concretas y que no son patológicos, se puede pensar que los temidos virus patológicos han sido producidos por actividades humanas, como la elaboración de vacunas mediante el cultivo de virus en embriones de pollo o en cultivos celulares, ambos repletos de virus endógenos. 

"El darwinismo es el apéndice científico del libre mercado y no pretende explicar la evolución biológica."

¿Cómo explica las enfermedades genéticas? 

Las enfermedades llamadas ‘genéticas’, incluido el cáncer, son alteraciones en la red, en la maquinaria reguladora de la información genética, producidas siempre por algún factor ambiental. Hay muchas enfermedades llamadas ‘genéticas’ que están producidas por el contacto con pesticidas, plásticos, productos de limpieza, incluso cosméticos. Estamos en contacto con miles de sustancias químicas sintéticas con las que nuestro organismo no ha estado nunca en contacto. 

¿Qué se podría hacer para atajarlas? 

Habría que investigar a fondo las causas, cómo afectan al organismo esas sustancias, y no pretender cambiar los genes y dejar las cosas como están. Aunque eso no sería positivo para el mercado. Sería conveniente informar a la sociedad de que la evolución es un fenómeno colectivo, una respuesta de los distintos genomas a algún desencadenante ambiental (vulcanismo, caídas de meteoritos, inversiones de los polos magnéticos) y no individual, y mucho menos por competencia. En la naturaleza, todos sus componentes son necesarios para un funcionamiento equilibrado. 

Parece desprenderse una relación entre darwinismo y capitalismo…

El darwinismo es el apéndice científico del libre mercado y no pretende explicar la evolución biológica. En realidad, es una concepción de la vida, de cómo son las cosas, con profundas raíces ideológicas y claros intereses detrás. Creo que hay que hacer llegar a la sociedad estas informaciones, que ha llegado el momento de sacarlas a la luz y desprendernos de las mentiras interesadas con las que nos han adoctrinado. 


X-Club: los ‘autores’ del darwinismo 

El X-Club fue un reducidísimo círculo elitista que funcionó en la Inglaterra victoriana para apoyar las teorías de la selección natural y el liberalismo académico. Su fundador fue Thomas H. Huxley, abuelo del autor de Un mundo feliz, Aldous Huxley. Thomas Huxley –que había acuñado el término ‘darwinismo’ en abril de 1860, en el Westminster Journal– convocó a nueve hombres a la primera cita del X-Club el 3 de noviembre de 1864 (seis años después de la publicación de Sobre el origen de las especies). Hasta diciembre de 1893, el X-Club se reunió una vez al mes. Sus miembros incluían a Herbert Spencer, William Spottiswoode y John Tyndall. Se hicieron con el poder de prestigiosas sociedades científicas y fundaron la revista Nature, a fin de controlar la información científica. 


Sobre los virus y las bacterias 

  • En el cuerpo humano hay 10 veces más bacterias que células. Se reparten entre unas 10.000 especies diferentes. 
  • Concretamente, en el tracto digestivo hay unas 1.000 especies de bacterias, que sintetizan un gran número de vitaminas. 
  • En 1 ml de agua de mar se calcula que hay 1.000.000 de virus, entre 5 y 25 veces más que bacterias. 
  • En 1 gr de suelo seco se pueden encontrar, de media, unos 530 millones de virus y de 40 a 100 millones de bacterias. 
  • En 1967 unas bacterias fueron a la Luna por error, en la sonda Surveyor 3, y cuando volvieron a la Tierra, años después, pudieron ser revividas. 
  • Las colonias de bacterias de nuestro organismo están controladas por virus bacteriófagos ('comedores de bacterias'), generalmente conocidos como fagos, que regulan su equilibrio y controlan la población. 
  • Los científicos han descubierto gran número de fagos en casi todas las muestras de moco. 
  • En 1921, en Francia, se usaron por primera vez fagos para combatir enfermedades infecciosas. 
  • Hay 5 fagos por cada bacteria en la saliva de las encías, pero en la superficie de las propias encías la relación es de 40 a 1. 
  • En 1930, Stalin aplicó la terapia de los bacteriófagos para combatir la disentería entre los soldados del Ejército de la URSS. 
  • El 40% de los virus marinos tienen un papel fundamental en el intercambio genético entre microorganismos. - Los fagos transmitidos por la saliva o los mocos protegen a las bacterias beneficiosas y destruyen a las dañinas. 
  • Un entorno estéril aumenta el riesgo de sufrir enfermedades.


Fuente: Ángel Petricca para 20minutos.es